Por Cynthia Duque Ordoñez

Bajo el asedio del Mossad

La asturiana ciudad de Gijón ha sido elegida por el Comité Deportivo Sionista, perdón, israelí, como el lugar en que disputar hoy, 24 de marzo, un partido de fútbol de cuyo resultado dependerá la clasificación para el Mundial de Rusia 2018, a instancia expresa de Israhell.  

Imagen tomada de https://boicotisrael.net/

¿Por qué Gijón?

La ciudad emplazada en antiguo territorio celta es la primera ciudad española en condenar abiertamente el régimen terrorista de Israel, sumándose a la plataforma de Espacios libres del Apartheid Israelí y tomando conciencia de la necesidad de colaborar con el boicot económico a la “colonia” en Oriente Medio que hoy es la mayor potencia exportadora de armamento (como el Daesh bien sabe) cuyo campo de entrenamiento y experimentación es Palestina y su población civil.

Imágenes del armamento incautado por el Ejército de Irak a grupos terroristas. Fuente: HispanTV

Claramente la actitud del régimen de Tel Aviv es provocadora y  al mismo tiempo una respuesta a los sectores de la ciudadanía defensores de los derechos a la libertad y dignidad humanas, violentados continuamente en territorios ocupados ilegalmente por sionistas europeos; o de los parajes que si bien forman parte de la denominada Autoridad Palestina son asiduamente invadidos con armamento pesado ante la impunidad del gobierno de Al Fatah (Cisjordania). De estos sectores excluimos a los grupos municipales del PP y C’s, amigos y defensores de la ocupación y el expolio cultural de Palestina, los cuales desde un primer momento no se han declarado contrarios al régimen sionista, como tampoco han condenado al régimen fascista, condena que nace en forma de boicot tras la Resolución 67/19 de la ONU en la que declara a Palestina Estado observador en la Asamblea General y la posterior resolución del Parlamento Europeo en la que declaraba a Palestina país independiente.

Debemos recordar que durante la pasada campaña electoral el mismo Albert Rivera ensalzó las cualidades “democráticas” y los “valores” de Israel, país al que admira y al cual quiere emular. ¿Empezará discriminando en los colegios por razón de la religión? ¿Venderá armas a los terroristas e incrementará la dotación en “Defensa” más incluso de la subida de Cospedal? ¿Detendrá sin cargos a menores de tan sólo 14 años durante un plazo máximo de siete años por detención administrativa? ¿O sólo idolatra su poder financiero en la City de Londres sin pensar ni tan sólo un segundo en las vidas destruidas por el camino? Porque eso es el liberalismo “todo por la pasta”, aunque signifique la violación en masa de mujeres y niños, detenciones ilegales puerta por puerta como antaño hicieran las Schutzstaffel o tráfico ilegal de órganos y personas.

Hoy a través de una manifestación organizada por los 15 colectivos que conforman la Plataforma Tarjeta Roja a Israel presidida por una bandera palestina, simbolizando la resistencia de un pueblo ante su cruento final en medio de fuertes medidas de seguridad extranjeras (Mossad) y nacionales en colaboración, pues algunas conciencias no andarán muy tranquilas.

Israel tiene el dinero y poder para comprar el silencio cómplice de los gobiernos, que no compren también nuestra empatía.

Saca tarjeta roja al régimen asesino de Israel.

 

 

Deja un comentario