Guillermo Fesser, corresponsal en Nueva York de El Intermedio, ha explicado cuál es su impresión de los sucedido en la jornada electoral de Estados Unidos.

Ante un escenario muy complicado y pendientes de algunos estados claves, la campaña de Joe Biden ha dicho que va a anunciar victoria.

Para Fesser lo peor ha sido la victoria prematura anunciada por Donald Trump, el hecho de que Potus (President of The Unites States) se dirigiera solo a unos cuantos ciudadanos a los que le votaron y desprestigiaran al otro y el hecho de que acusara con desfachatez de intentar estafar en las elecciones sin ningún tipo de pruebas a Biden han contribuido a dividir más el ambiente.

«Lo mejor, que Arizona se haya convertido del rojo al azul. Esta Arizona tradicionalmente muy racista parece que ha cambiado a una Arizona que quiere abrazar la diversidad de este país y da confianza, a mí por lo menos, en el futuro de este país, en la gente joven que parece que ya no tiene esas connotaciones tan horribles que tenemos o teníamos los mayores», ha señalado el corresponsal.

Lo cierto es que Trump ha vuelto a desbordar las expectativas con una demostración de su fuerza electoral en plena pandemia y Fesser cree que hay varias razones por las que se equivocaron los sondeos: una ha sido malinterpretar el voto hispano y el voto negro, otro error ha sido dar por hecho que los votantes votan por hechos concretos y el último es que hay una grandísima mayoría silenciosa, gente a la que le da vergüenza decir por quién va a votar y dice que va a votar por uno pero en la papeleta electoral vota por el contrario.

¿En qué medida crees que es importante la actitud de Donald Trump proclamándose ganador e insistiendo en que le están intentando robar las elecciones?, le ha preguntado El Gran Wyoming.

«Primero vamos a aclarar que aquí nadie ha robado nada, se sigue haciendo el conteo en los condados. Trump no tiene nada que decir y tampoco tiene que decir nada Biden, lo tienen que decir los gobernadores de cada uno de los estados. Y los gobernadores de cada uno de los estados, incluido el de Pensilvania, han dicho que el conteo se está haciendo con toda normalidad. Lo que pasa es que han votado más de 150 millones de estadounidenses durante una pandemia y más de 63 millones lo han hecho por correo, por lo que va a tardarse días en saberse la solución», ha respondido Fesser.

«Lo que está claro es que Trump no se va a ir voluntariamente de la Casa Blanca. Trump no se puede ir de la Casa Blanca. Si Trump sale de la Casa Blanca le está persiguiendo el Fiscal General del estado de Nueva York por haber hecho traspaso de fondos, bueno le acusa de haber hecho traspaso de fondos de su fundación a la buchaca, le acusa de haber engrosado los valores de sus inmuebles para conseguir créditos de manera fraudulenta para estafar a Hacienda y luego le persigue además el fiscal del distrito de Manhattan porque le acusa de haber pagado a una actriz porno por callarse y no decir que ha tenido un affaire con él con dinero de la campaña», ha añadido.

Según el periodista, estas causas si Trump deja de ser presidente son criminales y tendrá unos problemas muy graves, «incluido que el Deutsche Bank, que no le persigue porque es presidente, en cuanto lo vea de ciudadano normal le va a pedir los 340 millones de dólares que sabemos por el New York Times que lo debe de manera personal»

«Lo tiene muy fastidiado el señor Trump si deja la Casa Blanca y no se va a ir de ahí ni de coña si puede aferrarse hasta el último minuto», ha zanjado Guillermo Fesser.