Nueva York ha sido el Estado más afectado por la pandemia en EE.UU., abarcando más de un tercio de los casos confirmados y aproximadamente la mitad de las víctimas mortales en el país.

Este lunes Donald Trump, intentaba zanjar cualquier polémica relacionada con la reapertura del país indicando que esa es una decisión suya y no de los gobernadores y escribía en su cuenta de Twitter: “Con el propósito de crear conflictos y confusión, algunos medios de noticias falsas están diciendo que es decisión de los gobernadores abrir los estados y no del presidente de EE.UU. y del Gobierno federal”.

«Que se entienda completamente que esto es incorrecto. Es la decisión del presidente y por muchas buenas razones», sentenció. Aunque matizó que su Administración está trabajando “estrechamente” con los gobernadores y dijo que el levantamiento de las restricciones es «una decisión mía, junto con los gobernadores y el aporte de otros, se tomará en breve».

Las palabras de Trump coincidieron con la iniciativa de varios gobernadores demócratas que, sin esperar directrices del Gobierno federal, se han unido este lunes para elaborar planes conjuntos que les permitan retomar la actividad económica con el menor riesgo para la salud y de contagios.

Lo cierto es que estas palabras no gustaron nada al gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, y expresó su rotunda oposición en varias intervenciones en diferentes medios locales subrayando que «el presidente no debería ni siquiera pensar en meterse ahí, eso crearía división y estaría politizado y sería contrario a todo lo que hemos estado haciendo para trabajar de manera cooperativa».

«No sé de qué está hablando el presidente, sinceramente. Debes recordar que son los Estados los que han crearon el Gobierno federal, ¿verdad? Fueron las colonias las que crearon al Gobierno federal y no al revés», declaró. Y añadió: «No tenemos un rey, tenemos un presidente».

Cuomo insistió en que si Trump le pidiera que «reabriera la economía de una manera que dañara la salud pública de la gente de mi estado, no lo haría» y argumentó que la decisión de reabrir escuelas, negocios y espacios públicos debe tomada a nivel local, ya que, en caso de hacerlo demasiado temprano, podría acarrear nuevos contagios y muertes.

Trump respondía a las declaraciones de Cuomo mediante un mensaje en Twitter en el que aseguraba, refiriéndose a las necesidades que surgieron ante el brote de coronavirus, que: «Cuomo ha estado llamando diariamente, incluso cada hora, rogando por todo».

Y señaló que el tema de «nuevos hospitales, camas, ventiladores, etc.» era responsabilidad de estado. «Lo hice todo por él, y por todos los demás, ¡y ahora parece querer la independencia! ¡eso no sucederá!», escribió.