0Shares

El Gobierno ha dado un paso atrás y acepta como observadores en las reuniones del pacto antiyihadista a aquellos partidos que no lo comparten: Unidos Podemos, PNV, ERC, PDeCAT, Compromís y en Comú.

El Ejecutivo quería restringir la asistencia a las reuniones del pacto antiyihadista y expulsar de esos encuentros a todos partidos que hasta la fecha acudían como observadores, intentando forzarlos a firmar el acuerdo.

Esta decisión implicaba dejar fuera de esas citas (incluida la reunión programada para hoy) a seis partidos que se negaron a firmar el pacto antiyihadista, suscrito en 2015 por PP y PSOE y al que se sumaron Ciudadanos, UPN, Coalición Canaria, PAR y UPyD.

La negativa del Partido Popular a mantener la fórmula empleada hasta ahora la explicó este lunes el portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, quien explicó que su partido a esas citas acude “a trabajar, no a ser observado”.

Hernando subrayó que una cosa son las convocatorias en las que se trata de informar sobre los detalles de algunos ataques, como sucedió tras los atentados de Barcelona y Cambrils del pasado agosto, y otra, las citas de trabajo. “Yo no necesito que nadie me mire con un microscopio”, dirigió sus críticas a “quienes se creen superiores” y piensan que “pueden ir de observadores”. “Si quieren ir, lo tienen muy fácil, que lo firmen”, dio un ultimátum al resto de partidos. Sin embargo, su partido le quitó hoy la razón y razonó la importancia de cara a la ciudadanía de la figura de los observadores.

0Shares

Deja un comentario