En junio de 2012, el Gobierno de Murcia dio luz verde al proyecto de mejora del puerto deportivo del Mar Menor, Los Nietos (Cartagena), que incluía el dragado de 30.000 toneladas de arena: 20.100 metros cúbicos que lastraban la navegabilidad.

El proyecto fue autorizado adoptando «la decisión de no someter a evaluación ambiental» el proyecto. Seis meses antes, la Demarcación de Costas del Ministerio de Medio Ambiente había denegado extender en la playa los fondos marinos del puerto ya que las muestras analizadas habían desvelado que los contenidos de cadmio, plomo y zinc estaban «muy por encima de valores límites aceptables para arena de playa», tal y como recoge infoLibre.

Finalmente, obviando la denegación de Costas, en 2016 se allanó el camino del dragado reduciéndose a un tercio de la dimensión prevista originalmente.

El actual consejero de Fomento, José Ramón Díez de Revenga, y uno de sus antecesores, Antonio Sevilla Recio, habían participado en 2009 y 2010 como ingenieros durante su etapa privada en la redacción de los proyectos de acondicionamiento de este puerto deportivo.

El Gobierno de Murcia autorizó en el Mar Menor un dragado de arena sin evaluación ambiental
El Gobierno de Murcia autorizó en el Mar Menor un dragado de arena sin evaluación ambiental
InfoLibre preguntó a la Dirección General de Medio Ambiente por qué eximió de evaluación ambiental al proyecto de acondicionamiento y mejora del puerto deportivo, y los portavoces de la Consejería de Fomento de Murcia respondieron: «La Comunidad hizo un trámite ambiental del proyecto básico de obras de acondicionamiento y mejora en el puerto deportivo de Los Nietos de mayo de 2010 que determinó que no era necesaria la evaluación de impacto ambiental, y vino a decir que si se quería verter en la playa que se estudiara previamente. Así se hizo. Y el resultado fue que la arena se depositara en un ‘vertedero autorizado».

La contaminación en el puerto Los Nietos se ha traducido ahora en la muerte de miles de peces por falta de oxígeno pese a estar sujeta a prácticamente todas las figuras nacionales e internacionales de protección ambiental. Pero la ley, según sostiene la Consejería de Fomento murciana, permite no efectuar la declaración de impacto ambiental para la mejora de una instalación deportiva cuya concesión expiró hace 11 años, aunque expertos en derecho ambiental señalaron que la evaluación ambiental era obligada.

Los portavoces del Ministerio para la Transición Ecológica no quisieron pronunciarse sobre lo sucedido en Los Nietos alegando que las competencias sobre los puertos deportivos corresponden «de forma exclusiva» a las comunidades autónomas.

La semana pasada, la Fiscalía Superior de la Región de Murcia ha abierto diligencias informativas contra el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco), dirigido por Teresa Ribera. La decisión llega tras la denuncia presentada el pasado 17 de agosto por el gobierno regional, que lo acusa de inacción en la regeneración de la laguna salada del Mar Menor.

El Ejecutivo liderado por Fernando López Miras acusa a Ribera y al Ministerio de abandonar al Mar Menor y los responsabiliza de no evitar la entrada de nutrientes procedentes de la rambla de El Albujón.

Tal y como asegura el departamento dirigido por el consejero Díez de Revenga los trabajos de extracción no se desarrollaron hasta que el proyecto obtuvo el permiso definitivo de la Dirección General de Puertos, dependiente de la Consejería de Fomento en marzo de 2016.

Pero según portavoces del Ejecutivo que preside Fernando López Miras, el dragado se efectuó siguiendo el proyecto elaborado por Francisco Guijarro, distinto a Díez de Revenga, que «se desvinculó de este proyecto varios años antes de ser consejero en 2017».

El abogado de Los Nietos sostiene que el contenido del proyecto que en 2016 amparó el dragado era el mismo que el de 2012. El letrado, Carlos Bernabé, lo relata así en conversación con infoLibre: «Cuando entra la nueva junta directiva [antes del verano de 2012] se puso fin al contrato con Díez de Revenga y entró otro ingeniero, el señor Francisco Guijarro».  Pero la renovación de los pantalanes y el dragado de la dársena del puerto «forman parte del mismo proyecto, el que había redactado Díez de Revenga», añade.

«Costas lo denegó [el volcado en playa de lo que proviniera del dragado] aunque habíamos aportado un informe de la Universidad de Murcia que informaba de que existía esa contaminación pero decía que no había peligro de transmisibilidad», dice Bernabé.

El Gobierno murciano aleja a Díez de Revenga del dragado y sostiene que la extracción de arena se hizo en aplicación del proyecto elaborado por Francisco Guijarro. Según Fomento, en el desarrollo del proyecto redactado por Díez de Revenga, «solo se extrajeron unos bolos de los pantalanes que se retiraron y se recuperó el calado en algunos puntos del puerto donde las embarcaciones no podían circular». Tal y como confirman las fuentes portuarias consultadas por infoLibre, la clave para un dragado a gran escala era la falta de navegabilidad.

El Gobierno murciano introduce el nombre de otro ingeniero que se suma a la lista de Antonio Sevilla, José Ramón Díaz de Revenga y Francisco Guijarro: Joaquín Catalá, quien según la Consejería, confeccionó en mayo de 2010 un proyecto de «acondicionamiento y mejora» del puerto deportivo por encargo directo del Gobierno regional con el objetivo de «sacar la nueva concesión del puerto porque la finalización de la anterior concesión estaba próxima (noviembre de 2010)».

La respuesta oficial concluye así en este punto: «Una vez concluida la redacción del proyecto, la DG [Dirección General] de Puertos inicia el 6 de julio de 2010 el trámite ambiental ante la DG de Medio Ambiente que concluyó con la resolución de 7 de junio de 2012».  Es decir, que según el Ejecutivo de López Miras la autorización del dragado de 30.000 toneladas de arena por la que descartaba la exigencia de evaluación ambiental tenía por objeto el proyecto redactado por Catalá y no aquel otro en cuya ejecución estaba involucrado el ingeniero y ahora consejero Díez de Revenga.

Sea como sea, en 2010, el puerto ya había contratado al ingeniero Antonio Sevilla Recio para el apuntalamiento de pantalán y luego al ingeniero José Ramón Díez de Revenga para su renovación. La meta era el «acondicionamiento y mejora» de la instalación deportiva tal y como demuestran los documentos oficiales como un informe técnico de la Dirección General de Medio Ambiente en cuyo encabezamiento aparece como «interesado» el «Club Náutico de los Nietos» y en la casilla reservada a «Asunto» figuran estas palabras: «Acondicionamiento y mejora en el puerto deportivo de Los Nietos».

Lo cierto es que 11 años después el puerto deportivo de Los Nietos continúa en precario sin que la concesión se haya legalizado o retirado. A esta cuestión, Fomento respondió: «La tramitación de la concesión se está desarrollando con normalidad cumpliendo escrupulosamente todos los trámites y plazos legales establecidos».

DEJA UNA RESPUESTA