El Gobierno de Castilla y León, formado por el Partido Popular y Vox, ha decidido aprobar la modificación del Código Ético y de Austeridad de los Altos Cargos en la Comisión de Ética Pública, que prohibía a los altos cargos admitir regalos «de cortesía» como gratificaciones, regalos, viajes y comidas.

Por tanto, se cambiará el pacto acordado en el año 2020 entre Ciudadanos y el PP y que prohibía cualquier tipo “de regalo ni beneficio” que, en caso de ser “de escasa entidad o valor residual”, se debía poner a disposición de la consejería o entidad y, en caso contrario, se debía devolver al donante. Si no se pudieran devolver, deben remitirse a la consejería responsable del patrimonio.

Además, tampoco se podían admitir “invitaciones, comidas o entradas a cualquier tipo de espectáculo o acontecimiento deportivo, lúdico o cultural”, excepto si los altos cargos asistían en una representación institucional que reflejara su agenda.

El Gobierno de Mañueco modificará el 'Código de Austeridad' para permitir que los altos cargos reciban regalos 'de cortesía' / Imagen: EFE
El Gobierno de Mañueco modificará el ‘Código de Austeridad’ para permitir que los altos cargos reciban regalos ‘de cortesía’ / Imagen: EFE

La excusa de la Junta de Castila y León

La Junta de Castilla y León ha puesto como excusa que la Ley del Estatuto de los Altos Cargos de la Administración recoge la necesidad de actualizar dicho código ético «siempre que sea necesario y, al menos, al inicio de cada legislatura».

En el momento que Código Ético sea aprobado por el Consejo de Gobierno, que después debe remitirse  a las Cortes autonómicas, los altos cargos del Ejecutivo autonómico tendrán vía libre para recibir «muestras de cortesía habitual, objetos conmemorativos, oficiales o protocolarios que le puedan ser entregados en razón de su cargo».

Además, la Junta de Castilla y León no delimita qué se considera una «muestra de cortesía habitual», aunque sí es algo que hacen otras  autonomías y ayuntamientos, por lo que los futuros obsequios recibidos por altos cargos del Gobierno de Castilla y León estarán abiertos a interpretación.

La Ley no regula qué se considera una «muestra de cortesía» y qué no, sin embargo, la Junta podría haber limitado económicamente el valor de dichos regalos, como han hecho otras administraciones Públicas.

Ayuntamiento de Segovia

Por ejemplo, el Ayuntamiento de Segovia aprobó en 2004 un reglamento de regalos que limitaba el valor de las dádivas en 30 euros. Si superan los 30 euros y eran productos perecederos, se donan a organizaciones benéficas. Además, los regalos se registran y se hacen públicos en la página web.

Ayuntamiento de Madrid

El Ayuntamiento de Madrid limitó la política de regalos en 2015 y aún sigue vigente. El límite fijado está en 50 euros y la suma de los regalos procedentes de la misma persona es de 150 euros al año. También prohíbe que un tercero pague los gastos de manutención y hospedaje y las atenciones derivadas de la participación en un acto público o visita oficial en ponencias, congresos, seminarios o actos similares de carácter científico, técnico o cultural.

Ayuntamiento de Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona aprobó en 2017 que los regalos no debían superar «individualmente o agrupados» los 50 euros. En caso de recibir regalos o presentes por un valor superior deben devolverse y, si la devolución no es posible, deberán ser entregados al órgano competente para incorporarlos al patrimonio de la Corporación.

Otro ejemplo es el personal de la Unión Europea, que no puede recibir dádivas que superen los 50 euros y no se permite la acumulación de obsequios.

Pablo Fernández reacciona a la modificación del Código de Austeridad del Gobierno de Mañueco

A juicio del procurador en Cortes de Unidas Podemos, Pablo Fernández, esta modificación del Código de Austeridad del Gobierno de Castilla y León se trata de «una alfombra roja a las corruptelas» y así lo ha manifestado a través de su perfil de Twitter.

«PP y Vox poniendo una alfombra roja a las corruptelas. Otra más», ha escrito.

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA