Pese a que la especulación periodística le era favorable a al Gobierno de António Costa para sacar los presupuestos de 2022, el Partido Comunista de Portugal ha reconsiderado su posición, sumándose así a la decisión tomada también por el Bloco de Esquerda, ambos aliados del Gobierno socialista hasta 2019.

La Cámara de Diputados de Portugal está formada por 230 escaños y los socialistas tienen 108 Diputados que, sumado a los votos del Pessoas-Animais-Naturaleza y dos diputadas no adscritas no representa una mayoría.

Después de las tensiones, enraizadas ya previamente, pero encarnizadas desde 2019 los Socialistas han requerido de apoyos puntuales con diversos partidos para sacar adelante los asuntos legislativos y esta vez representaría la primera ocasión en la que no logran conseguirlo.

De darse la situación el próximo miércoles el Gobierno podría dar casi por concluida su legislatura, ya que el presidente, Marcelo Rebelo de Sousa, podrá disolver la Asamblea de la República y convocar elecciones anticipadas.

La prensa portuguesa, sin embargo, ha mostrado las reticencias o incertidumbres de Sousa frente a esta línea estratégica, pero él mismo ha especificado que no hay otro plan vista: “O hay Presupuestos o avanzo hacia el proceso de disolución de la Asamblea de la República”, ha dicho el presidente tras conocer el voto negativo anunciado por los comunistas. Aunque, especificaba que, «hasta el momento de la votación siempre es posible continuar hablando y construyendo lo que es deseable”.

Otra posible variable sería que el país se gobierne “en duodécimos”, esto es que cada ministerio puede gastar al mes la duodécima parte de su presupuesto previsto en 2021, lo que perjudicaría el ámbito público y sería prácticamente impracticable.

Jerónimo De Sousa del PCP explicó que «en 2015 era un imperativo la sustitución del Gobierno de desastre nacional, reivindicada por los trabajadores”, ahora, en una situación distinta a la vivida durante la troika desde el PCP promueven una idea férrea de cambio, de no ser así “sería abdicar de todo lo que consideramos trascendental”, declaró De Sousa.

DEJA UNA RESPUESTA