El Gobierno de España establece en una nueva ley que el Estado cooperará con la Iglesia para «enriquecer» y «conservar» el patrimonio histórico eclesiástico, tal y como recoge el último borrador de la reforma de la Ley de Patrimonio Histórico, que se prevé que llegue este martes al Consejo de Ministros y al que ha tenido acceso infoLibre.

El texto, redactado por el Ministerio de Cultura y Deporte y que aún debe pasar por toda la tramitación parlamentaria, señala en una disposición adicional que: «La Administración General del Estado cooperará en la conservación y el enriquecimiento del Patrimonio Histórico eclesiástico, garantizando siempre el cumplimiento de su función social».

Según una fuente autorizada del Ministerio de Cultura y Deporte esta reforma legal pretende superar las dificultades técnicas con las que se topaba la colaboración patrimonial de la Iglesia con el Estado.

«A veces resulta complicado cooperar. Por ejemplo, si quieres ayudar a arreglar una iglesia que se está cayendo, hay dudas sobre cuál es el título jurídico necesario. Si se está cayendo un ábside de la catedral de Palencia, ¿podemos ayudar? Hay funcionarios que tienen sus dudas y alegan que podría hacer falta un acuerdo con la diócesis», señala.

El Gobierno progresista cooperará para "enriquecer" y "conservar" el patrimonio de la Iglesia
El Gobierno progresista cooperará para «enriquecer» y «conservar» el patrimonio de la Iglesia

Y añade: «Del mismo modo, hay interventores que ahora, a la hora de fiscalizar un gasto, piensan que no es posible establecer la cooperación económica con la Iglesia sin ‘un título jurídico adicional’, por lo tanto, con la redacción del anteproyecto la colaboración es más sencilla y quedará recogido en el BOE que «la Administración General del Estado cooperará».

Según la última memoria de la Conferencia Episcopal, la Iglesia católica posee 22.993 parroquias, 87 catedrales y 639 santuarios y alega que su patrimonio tiene un impacto total en el PIB de 22.620 millones de euros y supone 225.000 empleos de manera directa, indirecta e inducida.
Las asociaciones que critican el apoyo del Estado a la Iglesia, como Europa Laica, denuncian que entre subvenciones, ayudas, asignación vía casilla de la Iglesia en el IRPF, exenciones y salarios, las arcas públicas benefician a la institución religiosa con miles de millones de euros al año.

Sin embargo, la institución católica no es la única que se beneficia de la redacción de la nueva ley, que también establece que la cooperación para «enriquecer» y «conservar» su patrimonio histórico se extiende a otras confesiones religiosas, como la judía, la evangélica y la islámica, «si poseen los necesarios valores culturales».

DEJA UNA RESPUESTA