El Gobierno aprobará hoy un Real Decreto para «complementar» las ayudas al sector cultural puestas en marcha el pasado mes de mayo, con el que ampliará la cobertura de subsidios, con especial atención a los técnicos y al sector taurino, que se habían quedado fuera de esas primeras medidas, según fuentes del Ministerio de Cultura y Deporte.

Tanto el sector taurino como los técnicos de espectáculos han sido dos de los más críticos con el Ministerio de Cultura, al entender que se habían quedado fuera de las ayudas. Por ejemplo, desde el movimiento Alerta Roja, que aglutina a numerosos trabajadores del sector de eventos, se convocó una manifestación el pasado mes de septiembre que reunió a cerca de 25.000 personas en distintas ciudades españolas.

Sin embargo, muchas son las organizaciones, AnimaNaturalis o CAS Internacional entre ellas, que con lemas como «El 92% de España no va a los toros» reivindican «una mejor normalidad libre de fiestas crueles» y para pedir que «las corridas de toros no regresen jamás«.

«Durante la cuarentena, se cancelaron la mayoría de las ferias del país y el sector taurino (que ya subsistía, en gran medida, gracias al dinero público), exige nuevas dotaciones presupuestarias para mantenerse a flote, en un negocio cruel y anacrónico abocado a la quiebra», explicaban a El Mundo representantes de estas asociaciones. «no queremos que ni un euro público vaya dirigido a subvencionar el maltrato animal», pedían.

«Desde AnimaNaturalis se está impulsando una iniciativa que ha sumado a más de 173.000 personas, que ya han escrito al Ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribe, para que no destine ayudas al sector taurino. Los taurinos están pidiendo nuevas subvenciones económicas de apoyo a sus prácticas. Creemos que el gobierno debería priorizar las ayudas económicas en sanidad, familias vulnerables, I+D y ayudas a empresas que están pasando grandes dificultades», señalan.

Según la última encuesta de «Hábitos y prácticas culturales 2018-2019» del Ministerio de Cultura, los espectadores en las plazas de toros han descendido un 15% en los últimos cuatro años, en los que la asistencia a espectáculos taurinos ha bajado en 554.000 personas. Apenas el 8% de la población presenció un festejo taurino (solo el 6% en plazas, resto por TV). Con la singularidad de que casi el 20% de los asistentes no pagaron su entrada, lo que evidencia la envergadura de las ayudas.

«En contra de lo que siempre se ha difundido, la tauromaquia no es el segundo espectáculo de masas en nuestro país, ni siquiera el tercero ni el cuarto, sino el décimo, según datos del Ministerio de Cultura. Los españoles preferimos el fútbol, el cine, los monumentos, los museos, los conciertos, las exposiciones o las galerías de arte, antes que asistir a una corrida de toros», explica.

Por otro lado, desde el sector taurino se han producido numerosas quejas, entre ellas la de entender que el pasado mes de mayo se excluyó a toreros, novilleros, banderilleros, mozos de espada, subalternos y toreros de las prestaciones extraordinarias para artistas en espectáculos públicos, que es la regulación laboral en la que se encuentran éstos.