Representantes del presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, y el líder de la oposición armada, Riek Machar, empezaron hoy en Adís Abeba una reunión de dos días para intentar salvar el acuerdo de paz que firmaron el pasado septiembre.

Las partes tratarán de limar diferencias con la fecha en mente del próximo 12 de mayo, cuando está previsto que se forme un Gobierno transitorio de unidad nacional.

Ese Ejecutivo, que estaría encabezado por Kiir y en el que Machar sería uno de los vicepresidentes, se mantendría en el poder 36 meses hasta la celebración de elecciones, según estipula el acuerdo de paz.

La reunión en la capital etíope, que se celebra a puerta cerrada en un hotel de lujo, está auspiciada por la Autoridad Intergubernamental de Desarrollo en el Este de África (IGAD), el bloque de potencias de la región que supervisa el proceso de paz entre las dos partes.

El objetivo de estas negociaciones es evaluar la aplicación del acuerdo de paz, identificar los avances y abordar los desafíos con «pasos prácticos que puedan darse», afirmó la IGAD en un comunicado.

Se espera también que las partes acuerden una «clara hoja de ruta para la formación del revitalizado Gobierno Transitorio de Unidad Nacional», así como las «tareas pendientes del acuerdo», agregó la nota oficial del bloque.

El pasado 29 de abril, la principal facción de la oposición armada liderada por Riek Machar aseguró que no desea volver al conflicto con Salva Kiir, pese a las diferencias sobre la formación de un Gobierno de unidad nacional.

El portavoz esa facción, Lam Paul Gabriel, declaró a Efe que «existen temores entre la población por la petición de la oposición de extender el periodo transitorio otros seis meses, mientras que el presidente Kiir sigue adelante con la formación del Gobierno».

Sin embargo, descartó que esa cuestión vaya a provocar la vuelta a las armas y afirmó que se resolverá con la mediación de la IGAD.

Aparte del Ejecutivo de unidad, el acuerdo de paz también contempla la creación de un Ejército nacional con la unificación de las fuerzas de ambos bandos antes de la formación del Gobierno, punto que aún no se ha puesto en práctica por trabas financieras.

Por ese motivo, la oposición ha solicitado una prórroga de seis meses antes del establecimiento del Gobierno de unidad, pero el actual Ejecutivo de Yuba se niega a esperar más tiempo.

En 2016, ambas partes formaron un Ejecutivo de unidad nacional que cayó en pocos meses por la reanudación de la violencia, que puso fin al primer intento de pacificar el joven país africano en guerra desde finales de 2013, dos años después de su independencia de Sudán.

Fuente