Las personas de entre 33 y 50 años que hayan sufrido abusos en la infancia y que no hayan denunciado su caso, podrán hacerlo a partir de este viernes 25 de junio, con la entrada en vigor del grueso de la Ley de protección a la infancia y la adolescencia frente a la violencia.

Esta nueva ley aumenta el comienzo del plazo de prescripción de estos delitos, que empezará a contar a partir del momento en que la víctima cumpla 35 años. Hasta ahora, el plazo comenzaba a correr cuando la víctima cumplía 18 años.

Teniendo en cuenta que el plazo de prescripción de estos delitos es de entre 5 y 15 años dependiendo de la gravedad de los mismos, hasta la fecha, las víctimas de abusos en la infancia tenían como máximo hasta los 33 años para denunciar ante la Justicia.

Ahora, con la entrada en vigor de la ley de protección a la infancia, las personas que hayan sufrido abusos cuando eran menores, podrán denunciar hasta los 50 años para los casos de delitos más graves.

La Iglesia puede ser la principal perjudicada

Los casos de abuso sexual cometidos por miembros del clero de la Iglesia católica han sido una lacra para la institución. Los casos han sido documentados y denunciados ante las autoridades civiles de varios países, resultando en la persecución de los pederastas y demandas civiles contra las diócesis de la Iglesia católica. Muchos de los casos salen a la luz pública varias décadas después de los hechos. Las demandas ante las autoridades han sido hechas también contra la jerarquía católica, quien en muchas ocasiones obstaculiza las investigaciones, además de no reportar y de hecho encubrir a los sacerdotes pederastas, trasladándolos de las parroquias para evitar su detención y juicio.

El papa Benedicto XVI ha reconocido públicamente los casos de pedofilia cometidos por sacerdotes, ha pedido perdón a las víctimas y sostenido que los culpables deben responder ante los tribunales y publicó una carta dirigida «al Pueblo de Dios» el 20 de agosto de 2018 en la que condena los abusos sexuales cometidos por los sacerdotes.

El papa Francisco dijo en la misiva que se necesita urgentemente que los culpables rindan cuentas, no solo los que cometieron esos crímenes, sino también aquellos que los cubrieron, lo cual en muchos casos incluye a los obispos. Además de hacer «un llamamiento a toda la Iglesia Católica para que se adopten las medidas de protección necesarias en todas las instituciones. y que el texto del papa «es para Irlanda, para Estados Unidos, es para Chile, pero también para el resto de fieles que conforman el pueblo de Dios».

Sin embargo, a juicio de las organizaciones de sobrevivientes de abuso eclesiástico no se han producido avances significativos en el encubrimiento de estos crímenes, desde la curia vaticana y el propio Papa Francisco.

En España, una investigación realizada en 1995 por el catedrático de la Universidad de Salamanca Félix López Sánchez y publicada por el Ministerio de Asuntos Sociales de España, determinó que el 4,17 % de los abusos a menores fueron realizados por religiosos.

Este es el único estudio sobre pederastia que se hizo en España explica que en él se detallaba el perfil del pederasta y se aseguraba que muchos abusos ocurrían en parroquias, residencias y campamentos. La Iglesia conoció los resultados y nunca se ha repetido un estudio de estas características.

Ahora, la nueva Ley de protección a la infancia y la adolescencia puede traer nuevas denuncias al aumentar el plazo de prescripción de estos delitos.

1 Comentario

  1. LA IGLESIA TIENE DERECHO DE PERNADA. CON BANCOS PROPIOS, CON TRIBUNALES PROPIOS, CON LEGISLACION PROPIA, CON HACIENDA PROPIA… YA ERA HORA DE QUE FUESEN IMPUTABLES DESDE LA LEGISLACIÓN CIVIL. LOS ABUSOS COMETIDOS POR EL CLERO, SOBRE TODO, A L@S MÁS DESPROTEGIDOS DE LA SOCIEDAD…

DEJA UNA RESPUESTA