González Laya: La postura de España sobre el Sáhara es “constante, no ha cambiado y no va a cambiar” y se basa en el multilateralismo, el respeto a las normas internacionales y las resoluciones de la ONU.


Por Alfonso Lafarga – Contramutis.

Madrid (ECS). – La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, afirma que la postura de España sobre el conflicto del Sáhara Occidental no ha variado y es la misma que la de las Naciones Unidas, y aunque cita una resolución del Consejo de Seguridad que contempla el derecho del pueblo saharaui a la libre determinación, la responsable de la diplomacia española elude este punto.

En la sesión de control al Gobierno del 9 de junio, el diputado Jon Iñarritu, de EH Bildu, recriminó a la ministra que cada vez que preguntan al Gobierno sobre el tema saharaui siempre dice lo mismo: que buscan una salida justa y mutuamente aceptable por las partes, “con lo que aceptan implícitamente el veto marroquí a cualquier avance”, ya que “tras 30 años de la MINURSO –la misión de la ONU- Marruecos imposibilita que se avance en la celebración de un referéndum en el Sáhara Occidental”.

Iñarritu pidió al Gobierno que, al ser España responsable de la situación del pueblo saharaui y administradora de iure del territorio, se implique para que los saharauis puedan ejercer el derecho a la autodeterminación, a la vez que instó al Ejecutivo a reconocer a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), como han hecho otros 82 estados.

Al explicar la postura del Gobierno, la ministra habló del apoyo de España a las resoluciones de Naciones Unidas, y citó la 2548 de 30 de octubre de 2020 por la que el Consejo de Seguridad renovó el mandato de la MINURSO por un año. “Esta es la posición que apoya España, esta es la que ha sido, y esta es la que va a ser”, afirmó.

En el punto 4 de la Resolución 2548 el Consejo de Seguridad exhorta a las partes a reanudar las negociaciones sin condiciones previas “con miras a lograr una solución política justa, duradera y aceptable para todas que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental”, conforme a los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas.

La titular de Exteriores, en contra de lo que pedía el diputado de EH Bildu, no hizo una mención explícita del derecho del pueblo saharaui a la libre determinación, como no la hacen en el Ejecutivo desde que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la pronuncio por última vez en septiembre de 2018 ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

Sobre el momento en que se encuentran las relaciones entre Marruecos y España, y en respuesta a una pregunta de la diputada del Partido Popular Valentina Martínez Ferro, la ministra de Exteriores afirmó que el Gobierno “ni ha buscado, ni ha deseado, ni alimenta una crisis”.

A esto agregó que España y Marruecos han sido capaces en los últimos años de trabajar en una “cooperación modélica en muchos ámbitos”, que sirve para gestionar una interdependencia que ha dado frutos muy destacados en términos de estabilidad y de prosperidad, “y los va a seguir dando”. “Confiamos en seguir desarrollando nuestras relaciones y nuestra cooperación, que ha sido tan beneficiosa  para ambos países”, añadió.

La ministra recordó que el pasado 10 de marzo el PP aprobó en el Senado, junto con otras siete formaciones políticas, una moción con motivo de la violación del alto el fuego y la escalada de hostilidades  en el Sahara Occidental pidiendo al Gobierno “que apoye y facilite activamente en la ONU, en la UE y resto de organizaciones internacionales una solución política, conforme al derecho internacional y a las resoluciones de las NNUU, “en lo que debe constituir una política de Estado alejada y desprovista de controversias y enfrentamientos partidistas”.

“Tres meses han tardado en estallar esta política de Estado”, aseveró la ministra a la diputada popular, que previamente la había responsabilizado de autorizar la llegada a España del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, y de provocar la crisis con Marruecos.

Fuente: El confidencial Saharaui

DEJA UNA RESPUESTA