“Ese momento mirándose al espejo y diciéndose: lo que podría estar siendo, y en que lo he convertido”, expone Gonzo en referencia a Rubiales

El mundo del fútbol femenino ha brillado en el estadio y fuera de él, pero también ha sido eclipsado por un controvertido gesto que parece ser inoportuno y desfasado en nuestros tiempos. Una acción que se convirtió en el tema de conversación en lugar de la gran victoria que debió ser el titular.

La histórica victoria y un desliz que eclipsó el triunfo

La efervescencia del triunfo de la selección femenina de fútbol de España sobre Inglaterra quedó opacada. Las protagonistas, que debieron ser las jugadoras, tuvieron que compartir el reflector con un desatinado gesto de Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol. Al concluir el partido, en un impulso que rompió protocolos, la reina Letizia y la infanta Sofía se lanzaron al campo para compartir la alegría con las y los jugadores. En ese marco, Rubiales felicitó a cada deportista, pero cuando llegó el momento de Jenni Hermoso, algo imprevisto sucedió: un beso en la boca.

Las y los observadores, tanto en el estadio como detrás de las pantallas, quedaron estupefactos. Una victoria que debió ser un momento de júbilo para el fútbol femenino español se vio manchada por una acción impulsiva.

VOCES SE LEVANTAN EN RECHAZO

El acto no pasó desapercibido. Personalidades políticas y periodísticas se han pronunciado al respecto. La demanda de responsabilidades y actitudes más acorde a nuestros tiempos es una constante. Voces del Gobierno, como Miquel Iceta e Irene Montero, han manifestado su rechazo ante la actitud de Rubiales. Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda, ha ido más allá, solicitando su renuncia.

Aunque Rubiales inicialmente intentó minimizar la situación, el alud de críticas lo llevó a pedir disculpas. Justificó el beso como un efecto de la euforia del momento y alegó su buena relación con Hermoso. Pero, ¿es suficiente esa justificación en una sociedad que lucha por el respeto y la igualdad?

La acidez de Gonzo en 280 caracteres

El periodismo también ha alzado su voz. Entre esas voces destaca la del periodista Fer Gonzo, quien no dudó en deslizar su sarcasmo ante la situación. “Hay que ser muy torpe de dios para que pidan tu cabeza el mismo verano en el que las selecciones absolutas ganan la Nations League y la Copa del Mundo”, apuntó Gonzo, recordándonos que un simple gesto puede opacar grandes logros. Y añadió, con un tono mordaz: “Ese momento mirándose al espejo y diciéndose: lo que podría estar siendo, y en que lo he convertido”.

La victoria en el Mundial debería haber sido un momento de unión y celebración, pero se convirtió en un escenario de controversias. Es un llamado de atención para las y los líderes en el deporte y la sociedad: las acciones tienen peso, y en tiempos de lucha por la igualdad, los gestos importan.

1 Comentario

  1. El precio de un beso, un beso que todo el mundo vio que no fue escondido,recordemos al beso de Judas, con intención o sin intención a la caza de brujas,carnaza para la política.

DEJA UNA RESPUESTA