La Conselleria de Justicia que dirigía el acusado Carles Mundó respondió con «obstáculos y evasivas» a las peticiones de refuerzo de la seguridad que hicieron llegar a su departamento algunos jueces catalanes en previsión de la jornada del 1 de octubre.

Así se desprende de los correos intervenidos a Mundó, según ha explicado hoy en el juicio del «procés» el guardia civil encargado de analizarlos, que también revisó los correos de Oriol Junqueras.

El agente ha explicado que de todos los correos que le aportaron de Mundó seleccionó entre 15 y 20, algunos de ellos provenientes de los gerentes territoriales de la Administración de Justicia repartidos en Cataluña, quienes a su vez habían recibido las «inquietudes» de al menos dos jueces decanos «por lo que pudiera pasar el 1-O».

Ha explicado que el juez decano de Mataró pidió que se abriera antes su juzgado y solicitó más vigilancia. Preguntado por el abogado de Mundó por qué otros magistrados se quejaron, ha respondido que cree recordar que también el juez decano de Reus «y puede que alguno más».

Según su relato, los jueces decanos remitían estas peticiones a las gerencias territoriales y éstas se las comunicaban a la secretaria de Mundó, quien a su vez se lo enviaba al entonces conseller.

En estas comunicaciones, los jueces informaban de que «se les estaban negando» estas medidas, que les estaban poniendo «obstáculos o evasivas», ha relatado el agente.

Preguntado por el fiscal por la respuesta que se les daba, ha dicho que se les informaba de que las medidas de seguridad que ya había «eran suficientes» y que no preveían ningún refuerzo, así como «que si tuviesen algún problema, que llamasen a Emergencias».

Este agente también analizó correos del exvicepresidente Oriol Junqueras. Concretamente seleccionó cinco de ellos de su cuenta oficial de Vicepresidencia, mientras que no vio relevancia en ninguno de su cuenta de correo personal.

Ha destacado una carta enviada por el exconseller de Presidencia Jordi Turull el 20 de agosto de 2017 con el sello de Presidencia en la que le solicita que propusiera al gobierno una «aportación extraordinaria» de 3.430.000 euros para «una campaña de civismo».

En concreto, pedía que se hiciera esa aportación extraordinaria a través de fondos de contingencia, ha explicado el agente sobre la campaña «Civisme» que se sospecha estaba dirigida a financiar el referéndum pero cuyo concurso quedó desierto.

En otro de los seleccionados se hablaba de una reunión de la «Comisión interdepartamental para el desarrollo del autogobierno», en la que participó, junto a Junqueras, el exsecretario de Vicepresidencia Josep Maria Jové el jurista Carles Viver i Pi Sunyer, entre otros.