El titular de Interior se ha expresado así en la presentación del libro ‘Heridos y Olvidados. Los supervivientes del terrorismo en España’, en el que se relatan las vidas de las personas que sobrevivieron a los ataques de ETA, los GRAPO o el yihadismo.

Según Grande-Marlaska, esta obra salda una «deuda» que la sociedad tenía con los millares de personas que sufrieron el «zarpazo» del terrorismo, que «destrozó» y «modificó sus proyectos». «Son un ejemplo, porque han sido capaces de superar obstáculos y barreras para seguir viviendo sin rencor», ha señalado el ministro.

Escrito desde el punto de vista de las víctimas e impulsado por el Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo, el texto recoge testimonios y datos de los cerca de las cerca de 5.000 personas afectadas por la violencia.

Entre ellos, por ejemplo, está Alejandro Ruiz-Huerta, el último superviviente al ataque del despacho de los abogados laboralistas de Atocha. En las páginas del libro se describen –42 años después del atentado que se saldó con la muerte de cinco de sus compañeros– las secuelas que le provocó el incidente.

«Tenemos un deber de memoria. La obligación de dar a conocer a las generaciones más jóvenes lo que aconteció en España», ha sostenido Grande-Marlaska, que ha querido agradecer su labor a los autores, María Jiménez y Javier Marrodán.

DEJA UNA RESPUESTA