El Black Friday ya está aquí. Un año más, el día de las compras por excelencia ha llegado. Pero en esta ocasión, los anuncios de sus tentadoras rebajas comparten espacio informativo con una avalancha de noticias que alertan de la urgencia de actuar ya para evitar la catástrofe climática y social, en vísperas de la Cumbre del Clima de Madrid, la COP25, que puede ser la última oportunidad de salvar nuestro planeta.

Aunque crece la conciencia acerca de la necesidad de cambiar nuestro actual e insostenible modelo de consumo, lo cierto es que son pocas las personas que se resisten a la llamada de esta jornada con grandes descuentos, importada desde EEUU, que causa furor en nuestro país. Solo en Madrid, se espera que en este viernes negro se mueva un millón de paquetes.

Las compras por Internet, que a priori podrían parecer más sostenibles porque evitan desplazamientos a los centros comerciales, son una práctica en auge, que crece de forma exponencial, aumentando el impacto que provoca el consumismo desmedido y generando graves problemas ambientales a las ciudades: tráfico, contaminación o recogida de basuras.

Nuestro carro de la compra es una poderosa y transformadora herramienta para lograr una transición ecológica de la economía, imprescindible para garantizar un futuro justo y sostenible para todas.

Desde EQUO, hacemos un llamamiento en favor de unas compras sostenibles y te invitamos a cambiar la etiqueta del consumo depredador por la del consumo ético y responsable  ¡Pásate al #GreenFriday! #GreenIsTheNewBlack: 

  • Antes de comprar, piensa en la necesidad de adquirir el producto y recuerda: lo barato le sale caro al planeta
  • Consume productos de proximidad y evita los embalajes, para reducir la huella ecológica
  • Compra en pequeños comercio y tiendas de barrio: favorecen la economía local y la riqueza compartida y promueven las relaciones humanas.
  • Evita multinacionales, grandes cadenas, grandes superficies… acumulan poder y riqueza y promueven el consumo excesivo.
  • Elige productos que promuevan valores positivos y rechaza los que fomenten valores sexistas o violentos
  • Reflexióna sobre el proceso de producción del producto (fabricante, lugar de producción, derechos laborales, materias primas, transporte, residuos…) y búsca alternativas. Hay múltiples opciones más sostenibles económica, social y ambientalmente.