Ecoembes quiere que pensemos que es una organización medioambiental que cuida del planeta a través del reciclaje. Pero lo cierto es que detrás de este nombre se encuentran las empresas más contaminantes que no tienen ningún interés real en acabar con los envases de usar y tirar que lo contaminan todo. Hoy desmontamos 5 mentiras de Ecoembes que seguramente hayas escuchado alguna vez.

“Reciclamos el 75% de los envases de plástico”: FALSO

En Greenpeace calculamos en el informe Maldito Plástico que el nivel de recuperación de envases de plásticos a nivel estatal es del 25,4%, muy lejos de los ratios anunciados por Ecoembes, de hasta el 75%. Este dato se obtuvo gracias a los datos de reciclaje de envase plástico aportados por la ciudad de Madrid, el área metropolitana de Barcelona, la Comunidad Valenciana y las Islas Baleares (lo que cubriría más del 26% de la población estatal).

Además, el número de envases que algunas empresas declaran poner en el mercado está muy por debajo de los que realmente se venden (un 82% más en Baleares y un 110% más en el Área Metropolitana de Barcelona), lo que falsea las cifras de reciclaje real, aumentándolas, además de suponer un fraude.

“Todos los envases de plástico que depositamos correctamente se reciclan”: FALSO

Desgraciadamente, el cubo amarillo no es capaz de gestionar todos los envases que se ponen en el mercado (ni siquiera los declarados oficialmente). Muchos de estos plásticos acaban en vertederosincineradoras y medio ambiente.

Se estima que más del 40% de los recogido en el cubo amarillo es rechazado en las plantas de separación. Los envases de PET de colores o los de menos de 10 cm son algunos de los ejemplos de los descartes de este sistema de recogida.

Esto demuestra que el sistema implantado es ineficiente y que hace lustros que tocó techo. Es necesario complementar la recogida de envases con un sistema de devolución y retorno de envases, entre otros.

“Los bricks son completamente reciclables”: FALSO

Un tetrabrik está fabricado en un 75% con cartón, un 20% con plástico polietileno y el 5% restante con aluminio. Una mezcla de los tres materiales que hace imposible actualmente su completa recuperación material. Cuando el envase se desecha, el cartón se separa del resto, en máquinas que, a base de agua, van desmigando las fibras del cartón. El 25% restante de polietileno y aluminio termina en un vertedero de residuos industriales de Zaragoza, pues a día de hoy no existe la tecnología en España que permita separarlos.

Además, la única planta que existe para el reciclado de estos envases en España no tiene capacidad para tratar todos los briks que se ponen al año en el mercado.

“No exportamos plásticos a otros países”: FALSO

Ecoembes ha afirmado en distintas ocasiones que no exportan envases a otros países, pero lo cierto es que sus empresas adjudicatarias sí han enviado plástico a países del sudeste asiático como reflejamos en nuestro nuevo informe, Ecoembes miente.

En 2018 demostramos la existencia de gran cantidad de envases con punto verde (el sello que pagan las empresas productoras en España para que sus envases sean recogidos y reciclados) arrojados en vertederos de Malasia. Nuestra última investigación, Ecoembes Miente, vuelve a poner de manifiesto la presencia de envases en varios vertederos de este país. Esto demuestra que se han exportado estos envases que tendrían que haber sido reciclados en nuestro país.

Indonesia y Malasia incluso han devuelto a España varios contenedores de residuos. En el caso malasio se han contabilizado al menos 10 contenedores con residuos (incluidos residuos de envases) devueltos a España por su exportación a este país asiático de manera irregular.

“Somos una entidad sin ánimo de lucro”: FALSO

El consejo de administración de Ecoembes lo forman empresas o agrupación de empresas como son MercadonaCicloplastNueva PescanovaUnilever… La Junta General de accionistas de Ecoembes está formada, en un 60%, por el sector empresarial que incluye el del envase, en un 20% por el sector de materias primas y en otro 20% por el sector de comercio y distribución.

Ecoembes es el único Sistema Integrado de Gestión de España (para la gestión de residuos de envases domésticos). Esto le proporciona una situación de poder sobre entidades locales y otros ámbitos. Es decir, tiene el monopolio del reciclaje de envases, y decide sobre el precio a pagar por el punto verde y cuánto dinero destinar a los ayuntamientos por la recogida del cubo amarillo. El resto de envases fuera de este cubo corre a cargo de los entes locales.

No podemos seguir manteniendo un sistema de gestión de residuos tóxico para el medio ambiente y para las personas y que solo favorece a las empresas que se enriquecen con la producción y desechado de envases.

Por Julio Barea Luchena

Fuente: Greenpeace