Greta Thunberg, la activista climática sueca de 16 años, ha participado este martes en un debate en la Asamblea Nacional en París al que renunciaron a acudir algunos diputados de la oposición, principalmente de la derecha, que llamaron al boicot. Algunos, incluso, superaron un listón de educación y recurrieron al insulto con la menor.

«Greta Thunberg fue invitada a la Asamblea Nacional para la reunión. Respeto la libertad de pensar … pero no cuento conmigo para aplaudir a una profetisa con pantalones cortos, «Premio Nobel por miedo». El planeta, sí. Greenbusiness, no«. tuiteó Julien Aubert, candidato a liderar el partido conservador LR.

Mientras, el diputado republicano Guillaume Larrivé hacía un llamamiento «a otros parlamentarios a boicotear a Greta Thunberg en la asamblea nacional. Para luchar inteligentemente contra el cambio climático, no necesitamos gurús apocalípticos, sino progreso científico y coraje político«.

Thunberg ha respondido en la Asamblea a los ataques recibidos: “Somos objeto de amenazas y burlas por citar cifras y hechos científicos”, y ha pedido a la clase política es que escuche a los investigadores. La activista sueca ha invitado a “aquellos que dicen que exageramos” a leer el último informe del Grupo de Expertos Intergubernamental de la ONU (GIEC), que llama a actuar para disminuir el aumento de temperaturas de 2ºC a 1,5ºC.

La joven activista ha alertado de que “el verdadero peligro son las empresas y los políticos que fingen actuar y no hacen nada”. La activista ha lanzado una pregunta: “¿Cómo podemos actuar sin sonar alarmistas?”, y ha resaltado que será imposible resolver esta degradación climática sin tratarla como una verdadera crisis.