La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha presentado en el Juzgado de Instrucción número 8 de València, que instruye el caso Erial, el tercer y último informe sobre la supuesta actividad delictiva del expresidente de la Generalitat y exministro de Trabajo con el PP, Eduardo Zaplana.

En este tercer informe de 446 páginas avanzado por El Plural se detallan las adquisiciones, inversiones, contrataciones de servicios o retiradas de fondos en efectivo vinculadas a Zaplana gracias al supuesto pago de comisiones recibidas por las adjudicaciones del servicio de ITV y el Plan Eólico Valenciano.

Un piso, dos áticos, una embarcación y un reloj, entre otras cosas

El expresidente de la Generalitat adquirió una exclusiva vivienda en una de las mejores zonas de Madrid: en la calle Núñez de Balboa, en pleno barrio de Salamanca, por el que pagó 1.615.000 euros, abonados por la empresa Costera del Glorio a través del presunto testaferro, Francisco Grau.

La Guardia Civil revela las propiedades de Eduardo Zaplana fruto de su actividad delictiva / Imagen: EFE
La Guardia Civil revela las propiedades de Eduardo Zaplana fruto de su actividad delictiva / Imagen: EFE

Además, pagó 91.250 euros por la reforma, contratada por Gregorio Fideo, secretario personal de Zaplana, “y que no presenta ninguna vinculación con Costera del Glorio”, y 21.000 euros por dos televisores Bang & Olufsen de 32 y 40 pulgadas que fueron abonados por Costera del Glorio aunque la factura iba a nombre de Gregorio Fideo. Los muebles también los compró Gregorio Fideo. Eso sí, a la empleada de hogar Zaplana le pagó en negro la mitad del tiempo que trabajó para él, es decir, durante tres años.

Zaplana adquirió además dos áticos en la localidad alicantina de Altea por 394.400 euros, varias parcelas en La Villajoyosa, en la misma provincia, por “al menos 2.127.660 euros”, una embarcación, denominada Loix, por un total de 114.905,72 euros y un reloj por importe de 20.000 euros. Los agentes también creen que Zaplana recibió 50.000 euros en efectivo y un cheque al portador de otros 8.000 por parte de una de sus empresas pantalla.

Cuando se vendió el piso, Zaplana tuvo que llamar a sus secretaria para saber cuánto habían costado los muebles, algo que supuestamente él debería saber. Finalmente, los muebles no se vendieron, una parte sirvió para montar otro piso en Cartagena y la otra parte fue a parar a Barcelona a manos de Elvira Suanzes, exdiputada del PP y amiga íntima de Zaplana.

Cohecho y blanqueo

Según fuentes de la investigación, a falta de unos pequeños detalles la instrucción se da prácticamente por concluida y la Fiscalía Anticorrupción ante las evidencias halladas, así como por la declaración de los arrepentidos como el testaferro Fernando Belhot, pedirá sentar en el banquillo a Eduardo Zaplana por cohecho y blanqueo entre otros delitos.

Por su parte, desde el entorno de Zaplana destacan que, tras seis años de investigaciones por la UCO, la Fiscalía Anticorrupción y el Juzgado de Instrucción, “no exista una evidencia directa” de que Zaplana “participara en las transacciones objeto de investigación o fuera el titular de los activos localizados en extranjero”.

“Todo ello confirma la certeza de lo manifestado por Zaplana desde el inicio de la instrucción acerca de su absoluta falta de participación en la adjudicación de proyectos del Plan Eólico de la Comunitat Valenciana o de concesiones de ITV, y que ni tiene, ni ha tenido, activos o fondos fuera de España”, indican las mismas fuentes.

En la misma línea defienden que el exministro “no pierde la confianza en que, en algún momento, se le permitirá acreditar esta realidad mediante la práctica de la prueba de descargo que hasta ahora se le ha negado”.

DEJA UNA RESPUESTA