Todas las organizaciones representativas en el Consejo de la Guardia Civil excepto APROGC han convocado una rueda de prensa en Madrid para pedir a Interior que «revierta la discriminación» que conlleva que se haya cambiado el reparto de 250 millones del segundo tramo del acuerdo de equiparación, beneficiando en 2019 con 4,3 millones de euros extras (un 1,72%) a la Policía Nacional sobre los agentes del Instituto Armado.

«NO QUEREMOS ENFRENTAMIENTO» CON LA POLICÍA

«En ningún caso queremos un enfrentamiento entre cuerpos hermanos», ha explicado el capitán Javier Montes, portavoz de la Unión de Oficiales. Ángel Moya, secretario general de AUGC, ha añadido que «antes del 28-A» tienen que tener una respuesta de Interior, a quien reclama que les dé traslado «en los próximos días» del informe de la auditoría externa que se debió entregar a finales de febrero.

Según Moya, Interior ha «alterado» el acuerdo por escrito de la equiparación al variar el reparto entre Policía y Guardia Civil, que en 2018 fue del 41% y 59%, respectivamente, y ahora da «la callada por respuesta».

Las organizaciones profesionales recelan de que el Ministerio sí tenga el informe de la auditoría, aunque no lo quiere hacer público dando traslado de sus conclusiones a los representantes de los funcionarios de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Entre las medidas que descartan está pedir a sus afiliados que no voten al PSOE, al entender que esto pondría en riesgo su neutralidad.

Las asociaciones han relacionado la decisión «impuesta» por el director general de la Guardia Civil, Félix Azón, con las elecciones sindicales que se celebran próximamente en la Policía Nacional. «A nadie se le escapa esto», ha comentado Ángel Ramírez, de ASES-GC. «No se trata de la cantidad, que también, sino del modo», ha añadido. Fuentes sindicales cifran en unos siete euros de media el descenso mensual tras el cambio de reparto.

La rueda de prensa la han ofrecido las asociaciones AUGC, UO, ASES-GC, AEGC, UniónGC y APC. Aunque comparte las críticas por la «injusta distribución» de la equiparación salarial, APROGC se ha desmarcado del acto de este martes al no compartir que uno de los motivos sea la «carencia de herramientas de interlocución como consecuencia de un deficiente modelo de asociacionismo profesional».

RECELOS TAMBIÉN EN SECTORES DE LA POLICÍA

El acuerdo de equiparación con respecto a los Mossos d’Esquadra se firmó siendo ministro del Interior Juan Ignacio Zoido y fue respetado en sus términos por Grande-Marlaska. En total, fija una subida de 807 millones en tres años, desde 2018 a 2020. Al no haber presupuestos generales, este año se llevará a cabo la subida de 250 millones a partir de la nómina del mes de abril, aplicando para ello el Real decreto-ley para la función pública aprobado en enero.

Desde la Policía Nacional, los sindicatos representativos SUP, CEP y UFP se congratularon de que se vaya a proceder a la subida de 2019 de 177,5 euros brutos de media después que se «lograra incrementar un 1,73% la cantidad correspondiente para este Cuerpo (4,32 millones)».

El SPP, sindicato con representación en la escala de mando, se ha desmarcado de este cambio con respecto a 2018, al recelar de que este año el reparto entre escalas no se haga con un criterio estrictamente lineal. El sindicato ASP ha presentado una denuncia contra el director general y la subdirectora de Recursos Humanos, al entender que los cambios deben llevar su firma como representantes en el Consejo de la Policía.

El acuerdo de equiparación policial ha sido fuertemente criticado por la plataforma Jusapol al entender que no es «real» en su homologación con otras policías autonómicas y locales. Esta plataforma presentó una iniciativa legislativa en el Congreso y también ha impulsado un sindicato en la Policía y una asociación en la Guardia Civil.