Abdulsalam Atreya, un joven de 27 años de la aldea de Alfa, fue torturado por los guardias fronterizos turcos después de que él y algunos refugiados más cruzaran el río Orontes.

Según la familia del joven, mientras intentaba cruzar ilegalmente a Turquía los guardias fronterizos turcos lo golpearon, torturaron y «lo obligaron a regresar y lo arrojaron a las aguas del río Orontes aunque les dijo que no sabía nadar».

La violencia ejercida por los guardias fronterizos turcos ha dejado ya varias víctimas mortales, entre ellas se encuentran una niña y una mujer que intentaban cruzar a Turquía por el paso ilegal de Jirbet Al Joz, al este de Idlib, el pasado 25 de febrero.

El 19 de enero murió de un disparo Safaa al Tarif, de 27 años. Según el testimonio de su madre era la quinta vez que Al Tarif intentaba el cruce para casarse con su prometido que estaba en Turquía. Esa noche fueron heridos por bala otros nueve civiles.

Desde 2011 son ya 451 los civiles que han perdido la vida por disparos de los guardias fronterizos turcos, entre ellos 84 menores y 58 mujeres, según el recuento hecho por el Centro de Documentación para las Violaciones en el Norte de Siria.

Según un informe de Human Rights Watch el uso de fuego real por parte de los soldados turcos contra civiles se recrudeció en 2015 cuando decenas de miles de personas intentaron huir del avance del ISIS en el norte del país.

Turquía construyó un muro de hormigón de una altura de tres metros, dos metros de anchura y una longitud de 911 kilómetros en su frontera con Siria, frontera que hasta ese momento se encontraba protegida con alambradas de espinos que en algunos puntos eran poco eficaces.

Turquía afirmaba que los trabajos de construcción estarían encaminados a mejorar la seguridad al evitar la entrada de refugiados sirios.

Según un informe publicado en noviembre pasado, «Sirios por la Verdad y la Justicia», los ataques contra sirios, así como su tortura y asesinato en las fronteras sirio-turcas, se han convertido en un fenómeno común practicado por Turquía, que no muestra ningún compromiso con los tratados y pactos internacionales.

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.432 suscriptores.

close

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.432 suscriptores.

DEJA UNA RESPUESTA