Javier F. Ferrero

“Una prensa cínica, mercenaria y demagógica producirá un pueblo cínico, mercenario y demagógico”, decía Joseph Pulitzer, editor estadounidense conocido por los famosos premios periodísticos que llevan su nombre. También el dramaturgo francés Víctor Hugo se pronunció sobre la profesión de llevar las noticias al pueblo, y de forma certera señaló que “la prensa es el dedo indicador de la ruta del progreso”.

Parece que tanto esa ruta del progreso (aunque más bien la falta de ella) de la que hablaba el poeta francés, como el cinismo y la demagogia de la que hablaba el famoso periodista, se han dado cita en los últimos años en la prensa escrita española, cuyos principales referentes son El Mundo (derecha) y El País (izq… derecha también).

Dejando a un lado las polémicas de ambos medios (ejemplo de El País, ejemplo de El Mundo), parece que ahora han querido subir un nivel de bochorno peleándose entre ellos por una entrevista al líder del Partido Popular.

El Mundo entrevistaba a Pablo Casado este martes. Se trató de una limpieza de cara en un medio afín tras las nuevas publicaciones que tienen al partido liberal otra vez en el punto de mira, de nuevo por la corrupción, esta vez aderezada con un poco de policía política y unas gotas de un Rajoy implicado. El resumen: «Yo era diputado por Ávila y no tenía responsabilidades en el PP». No esperábamos menos.

El País se hacía eco de las palabras de Casado en el medio conservador hasta el punto de ser el artículo principal de la versión escrita. «Casado se desliga de la era Rajoy en pleno escándalo del espionaje», titulaba el medio.

EL MUNDO on Twitter: "Pudiste verlo en directo ayer en la entrevista que  hicimos a Pablo Casado... o bien esperar a hoy para "suscribirte a los  hechos" (de ayer)… https://t.co/MqeFZ3ImVG"

Esta publicación llamó la atención de El Mundo, capturando la susodicha portada y añadiéndola en un tuit en su cuenta oficial en la red social con un afilado comentario. «Pudiste verlo en directo ayer en la entrevista que hicimos a Pablo Casado… o bien esperar a hoy para «suscribirte a los hechos» (de ayer)».

No hubo respuesta por parte de El País, aunque si de alguna de sus vacas sagradas, como es el caso de Miguel González, periodista de política Exterior y Defensa del medio, quien salió en su defensa (valga la redundancia) indicando que «la ventaja de leer un periódico serio es que no minimiza las noticias que da la competencia y antepone el derecho del lector a estar bien informado a su vanidad».

Nosotros nos quedamos a la espera de ver cómo continúa el intercambio de golpes entre los dos mayores medios de España. Un periodismo barriobajero, ¿por qué no? El nivel ya estaba bajo, a ver quién cae primero a la lona.