La semana pasada, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, acordó con Ursula von der Leyen aumentar las exportaciones de gas natural a la Unión Europea en hasta un 67,5% hasta 2030, lo que supone un intento por reducir la dependencia de Europa de la energía rusa.

Es decir, según el acuerdo, EE.UU. sustituirá alrededor del 10% del gas total que Europa compra a Rusia, que actualmente le suministra alrededor del 40%. El objetivo es garantizar unos 50.000 millones de metros cúbicos al año de gas estadounidense, frente a los 22.000 millones de metros cúbicos del año pasado.

«Putin está utilizando los recursos energéticos de Rusia para coaccionar y manipular a sus vecinos», dijo Biden a los periodistas en Bruselas. «Ha utilizado las ganancias para impulsar su máquina de guerra», añadió.

Además dijo que eliminar el gas ruso tendrá costos para Europa, pero «no solo es lo correcto desde un punto de vista moral, sino que nos pondrá en una posición estratégica mucho más sólida».

La guerra en Ucrania: un gran negocio para Estados Unidos
La guerra en Ucrania: un gran negocio para Estados Unidos

Por su parte, la presidenta de la UE afirmó que «como europeos queremos diversificarnos lejos de Rusia hacia proveedores en los que confiemos, que sean amigos y que sean confiables».

Negocio redondo

Biden ha hecho un negocio redondo, que supondrá una venta de gas valorada en más de 140.000 millones de euros para las arcas estadounidenses, y que además le permite ganar apoyos comunitarios en su enfrentamiento con Putin.

El gas que proporcionará Biden a Europa costará aproximadamente el doble del que se transporta mediante gasoductos. Esto se debe, entre otras cosas, además de que el procedimiento de extracción hidráulico es más costoso, a que este gas procedente del «fracking» debe ser licuado y transportado en barco y camiones hasta una planta regasificadora del destino, donde volverá a transformarse en gas.

Consecuencias del «fracking»

Sin embargo, las asociaciones ecologistas advierten de las fatales consecuencias que tiene el «fracking» para el medio ambiente: contaminación de las aguas subterráneas, contaminación atmosférica, emisión de gases de efecto invernadero, inducción de terremotos, contaminación acústica e impacto en el paisaje.

Además, a esto hay que añadir la contaminación adicional que generan los buques metaneros y los camiones que transportan este gas licuado hasta las plantas regasificadoras o el gran consumo de agua que requiere el procedimiento de extracción.

Sanciones a Rusia

En respuesta a la invasión de Ucrania, EE.UU. ha prohibido todas las importaciones de petróleo y gas de Rusia. Por su parte, Reino Unido eliminará gradualmente las importaciones de petróleo ruso para finales de 2022 y Alemania ha suspendido el permiso para la apertura del gasoducto Nord Stream 2 que le une con Rusia.

1 Comentario

  1. Hola, Luna. Me ha gustado tu artículo. Claro que sí. No hace falta ser un experto en economía para ver que quienes ganan en esta guerra son los de siempre: los fabricantes y vendedores de armas de los EEUU; los que venderán gas a Europa desde los EEUU, y los que – siempre desde los EEUU-manejan a la U.E. a su antojo. Así sube la Bolsa a cambio de muerte y destrucción para unos, hambre para otros muchos y todo lo que vamos a ir viendo en el futuro inmediato.
    El colmo de la poca inteligencia y el mucho servilismo a EEUU -con el miedo adicional a Marruecos- es lo que ha hecho nuestro Gobierno con el pueblo saharahui, arriesgándose además a pagar cara la jugada sucia con Argelia, que nos vende gas más barato que el de los yanquis.

DEJA UNA RESPUESTA