El ministro de Cultura, José Guirao, ha destacado este jueves que las Fallas aúnan un arte «impresionante» y «muy especial» y son «una de las grandes tradiciones culturales» del país por su «artesanía, trabajo e ingenio», por lo que las recomienda «vivamente».

Guirao ha hecho estas manifestaciones tras presenciar la mascletà de Valencia desde el balcón del Ayuntamiento en la segunda ocasión en la que asiste a este espectáculo pirotécnico, pues ha recordado que ya lo hizo en 1993 junto a la exministra Carmen Alborch cuando era directora del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM).

«Entonces lo estuve viendo desde abajo y lo recordaba bien, pero el ‘revival’ de hoy ha sido impresionante» porque «desde abajo tiembla la tierra y aquí arriba tiembla todo», ha señalado Guirao a los periodistas tras el potente disparo de este jueves a cargo de la pirotecnia Gironina, de Pedralba (Valencia).

El ministro ha reconocido que, como «levantino de Almería», le «encanta» la pólvora porque «el olor a pólvora y la fiesta van unidos», y ha recomendado «vivamente» las fiestas de Valencia a la gente que no las haya disfrutado todavía.

Ha destacado además que «la tradición fallera es una de nuestras grandes tradiciones culturales», un arte «impresionante» y «muy especial» por su artesanía, el trabajo e ingenio, y reconocido por ello como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Junto a Guirao se encontraban también en el balcón la exministra de Sanidad y exconsellera valenciana de Sanidad, Carmen Montón; el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, quien ha señalado que es el primer día que sube al balcón desde que se inició el ciclo de mascletaes el pasado día 1.

Oltra ha destacado asimismo el ambiente que se vivía hoy en el balcón, en el que muchos de los asistentes portaban pañuelos morados, en el día previo a la huelga del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Con su presencia, ha señalado, ha querido también dar «visibilidad» a las mujeres de la vida pública que mañana se sumarán a la protesta, como es su caso y la del resto de mujeres miembros del Consell.

«Tenemos que decir que si las mujeres paramos, el mundo se para», ha defendido y ha manifestado que, aunque mañana no tendrá actos públicos, volverá a asistir a la mascletà para disfrutarla desde la calle.

Por su parte, Joan Ribó, ha afirmado que el 8 de marzo es un día «muy significativo» para conseguir un «sueño», que es el de «hacer cada día más realidad que las diferencias entre hombres y mujeres vayan disminuyendo y todos seamos más libres porque las mujeres son más libres».