El diario Público ha repasado las grandes gestas que se encuentran en el haber del juez Marchena. Entre ellas han destacado las «sombras de índole más personal».

Resulta, dice el diario Público, que en 2018 la hija del juez Marchena «logró como fiscal la plaza número 36 de las 35 que se habían convocado en 2018. Es decir, se inventó o se reasignó una plaza para Sofía Marchena».

«El asunto se complicó más porque el entonces teniente fiscal del Supremo y  número dos de la Fiscalía, Luis Navajas, incumplió presuntamente su deber de abstención a sabiendas al solicitar la inadmisión e inmediato archivo de la querella interpuesta por la Asociación Atenas de Juristas por los Derechos Civiles ante la designación a la carrera fiscal de la hija del presidente de la Sala Segunda del Supremo», añaden.

b3607f4e9def2e9ae5edd812020336af

En 2019 el medio ya destapaba el escándalo y titularon: «el fiscal del Supremo comete falta grave para tapar el trato de favor a la hija de Marchena».

Tildaron lo de Navajas como «una falta muy grave de ignorancia inexcusable en el cumplimiento de sus deberes, tipificadas en el artículo 62.8 y 62.15 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal y el artículo 219 de la LOPJ».

Aquí es donde se produjo la clara infracción cometida por Navajas: «el pasado 8 de octubre volvió a informar en el mismo sentido cuando debería haberse abstenido porque él mismo presidió los tribunales calificadores 1 y 2 que examinaron y aprobaron a la candidata Sofía Marchena en la primera y segunda fases de la oposición para el ingreso en la Carrera Judicial y Fiscal», presentaban como prueba:

Fragmento del informe del fiscal Navajas para inadmitir la ampliación de la querella de la Asociación Atenas de juristas.

DEJA UNA RESPUESTA