El presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue asesinado en su residencia de Puerto Príncipe por un comando integrado aparentemente por mercenarios en un hecho en el que además fue tiroteada su esposa.

Menos de 24 horas después del hecho el gobierno anunció que había detenido a dos sospechosos y abatido a otros cuatro. El primer ministro, Claude Joseph, informó oficialmente del crimen, detalló que la esposa de Moïse resultó herida en el ataque, fue hospitalizada y luego trasladada a Miami, a la vez que pidió calma a la población.

«El presidente fue asesinado en su casa por extranjeros que hablaban inglés y español», dijo el primer ministro, citado por las agencias de noticias AFP y Sputnik, sin dar más detalles. Joseph dispuso de inmediato el estado de sitio, cerró el aeropuerto de la capital y blindó la frontera con República Dominicana, país con el que comparte la isla La Española.

«En estricta aplicación del artículo 149 de la Constitución, acabo de presidir un Consejo Extraordinario de ministros y hemos decidido declarar el estado de sitio en todo el país», anunció Joseph en un discurso difundido en las redes sociales.

El político prometió, además, que el crimen de Moïse “no quedará impune” y que los asesinos “pagarán en la Justicia lo que hicieron”.

Cuatro mercenarios

«Cuatro mercenarios fueron abatidos, dos puestos bajo nuestro control y tres policías que habían sido tomados como rehenes fueron recuperados», dijo este miércoles por la noche el director general de la Policía Nacional, León Charles, por televisión.

«Los presuntos asesinos fueron interceptados por la Policía Nacional en Pelerin poco después de las 6 pm» (las 19 en la Argentina), escribió en su cuenta de Twitter el viceministro de Comunicaciones, Frantz Exantus.

Un rato antes, el Ejecutivo había oficializado también en Twitter el estado de sitio de 15 días y un duelo nacional por el mismo período, desde el 8 al 22 de este mes.

Un comando, del que no sabía el número de integrantes ni el origen o su motivación, entró de madrugada a la residencia de Moïse en el barrio Pelerin, de Puerto Príncipe -el mismo de las detenciones-, y disparó contra el mandatario. Un hijo estaba en el lugar, pero resultó ileso.

El diario El País de España señaló que varias embajadas de Haití en el exterior dieron a conocer un comunicado en el que precisaron que los asaltantes eran individuos no identificados, “de los cuales varios hablaban en español”.

8 presidentes asesinados

El magnicidio del haitiano constituye el octavo de un presidente latinoamericano en ejercicio de su mandato desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta la actualidad. Por eso, la noticia dio paso de inmediato a una cadena de repudios, entre ellos el de Estados Unidos, que calificó de «horrible» el crimen y dijo a través de la secretaria de prensa, Jen Psaki, que Washington está dispuesto a ayudar en la investigación.

Además, expresaron su rechazo al crimen el Reino Unido, Francia; los presidentes de la Argentina, Alberto Fernández; Bolivia, Luis Arce; Colombia Iván Duque; Cuba, Miguel Díaz-Canel; México, Andrés López Obrador, y Perú, Francisco Sagasti, y las cancillerías de Chile, Uruguay y Venezuela, junto a la ONU y la OEA.

 

1 Comentario

  1. Esos crímenes deben ser resueltos verdaderamente para evitar especulaciones como la mía…, los principales sospechosos en américa son los EU, es el modus operandi de la CIA… hace poco iban a repetir el golpe de estado contra Bolivia con mercenarios.

DEJA UNA RESPUESTA