La Guardia Civil ha realizado un importante hallazgo en la búsqueda de Jesús González Borrajo, un empresario de 55 años desaparecido en 2019. En una finca agrícola ubicada en Manzanares, Ciudad Real, se encontraron restos óseos en un pozo, tres meses después del descubrimiento del cuerpo de Juan Miguel Isla.

De acuerdo con la información proporcionada por la Guardia Civil, los agentes localizaron los restos óseos en un pozo de sondeo en la finca agrícola del municipio de Manzanares.

Hasta el momento, los restos no han sido identificados. La búsqueda se inició la semana pasada como continuación del descubrimiento de un cadáver en un pozo en marzo, el cual resultó ser el del empresario Isla, quien había desaparecido el 21 de julio de 2022.

Hallan restos óseos en el pozo en Manzanares durante la búsqueda del empresario Jesús González Borrajo
Hallan restos óseos en el pozo en Manzanares durante la búsqueda del empresario Jesús González Borrajo

Hace tres meses, dos personas fueron detenidas por su presunta implicación en este crimen. Ambos individuos eran vecinos de la zona: Antonio Caba y Gaspar Rivera. Fueron enviados a prisión por su participación en los hechos. Estos dos detenidos estuvieron presentes durante el registro llevado a cabo el pasado miércoles.

La confesión del segundo detenido fue lo que condujo a la nueva inspección realizada por los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) y la Comandancia de Ciudad Real, bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 2 de Manzanares.

Jesús María González Borrajo fue visto por última vez en Manzanares el 19 de junio de 2019, luego de supuestamente haber realizado una transacción comercial relacionada con la venta de un automóvil, en la cual presuntamente participó Antonio Caba.

Por su parte, Caba se encuentra actualmente en prisión acusado de haber asesinado el verano pasado a otro empresario, Juan Miguel Isla, aparentemente con la intención de apropiarse de los 50.000 euros obtenidos de la venta de una finca.

En marzo, la Guardia Civil encontró el cadáver en un pozo y también detuvo a otro residente local que finalmente confesó su participación en el crimen. Según fuentes consultadas por Europa Press, las inspecciones llevadas a cabo la semana pasada están relacionadas con la confesión de este último vecino, de 78 años de edad, quien implicó a Antonio Caba en los asesinatos tanto de Jesús González Borrajo como de Juan Miguel Isla.

En estos momentos, se espera la confirmación de si los restos óseos encontrados este martes corresponden a Jesús González Borrajo.

DEJA UNA RESPUESTA