El ministro de Economía británico, Philip Hammond, afirmó hoy que habría sido «irresponsable» por parte del Gobierno del Reino Unido no prepararse para la posibilidad de una salida sin acuerdo de la Unión Europea (UE).

«Prepararse para eventos que esperamos que no ocurran es una de las labores diarias del Gobierno. Nos preparamos para todo tipo de escenarios para asegurarnos de que estamos listos para afrontarlos», dijo Hammond a la cadena británica «Sky News».

En los últimos dos años, el Ejecutivo ha desplazado a miles de funcionarios de sus ocupaciones habituales para que el país estuviera listo ante la posibilidad de un «brexit» abrupto.

El Reino Unido ha gastado hasta ahora 4.000 millones de libras (4.640 millones de euros) en planificar la salida de la UE.

Ese presupuesto, puntualizó Hammond, no se ha destinado únicamente a organizar un posible divorcio no negociado.

«Mucho de ese dinero era necesario gastarlo, en todo caso, para preparar el ‘brexit’ y poner en marcha nuevos sistemas que reemplacen a los de la Unión Europea que hemos estado utilizando hasta ahora», señaló.

El Reino Unido activó el artículo 50 del Tratado de Lisboa el 29 de marzo de 2017, por lo que se esperaba que abandonara el bloque comunitario dos años después de esa fecha.

A finales del pasado mes de marzo, Bruselas otorgó a Londres una primera prórroga de ese plazo, hasta el 12 de abril, y esta semana ha concedido una nueva extensión, hasta el próximo 31 de octubre.

Hammond rehusó descartar la posibilidad de que el Reino Unido vuelva a verse abocado a una salida abrupta dentro de unos meses, si el Parlamento británico todavía no ha aprobado un acuerdo de salida.

«Lo que tenemos que hacer ahora, a partir del diálogo que estamos manteniendo con el Partido Laborista, es encontrar una vía para seguir adelante que nos permita encontrar un acuerdo que funcione para el Reino Unido y nos permita materializar el ‘brexit'», dijo el ministro de Economía.