El grupo ultraconservador HazteOir – que emplea argumentos sobre la ‘libertad de expresión para hacer campaña contra la igualdad de derechos para las personas LGBT – se enfrentó a Google para “ocultar” supuestos nexos con la controvertida sociedad católica secreta (cada vez menos) El Yunque, según los documentos liberados por WikiLeaks.

Esta sociedad secreta es un grupo anticomunista fundado en México en la década de 1950. Carece de registro formal como tal, y de sitio web, pero se cree que está activa en América Latina y en España. Se ha documentado cómo El Yunque y HazteOir operan en conjunto y esto es especialmente preocupante en España, donde las organizaciones secretas están prohibidas por la constitución.

La organización ha sido tachada de grupo «ultracatólico, anticomunista, antisemita, antiliberal y con rasgos fascistas».​ Se cree que su primera denominación fue Frente Universitario Anticomunista (FUA), creado en 1955 en Puebla, México. Si bien la existencia del Yunque ha sido reconocida por exmiembros y existen abundantes testimonios sobre su existencia, el secretismo de la organización ha hecho que su naturaleza y propósitos sean controvertidos.

Los artículos de medios de prensa, como los de Contrainformación, se encuentran entre más de 150 enlaces que aparecían en búsquedas de Google y que HazteOir intentó que el gigante tecnológico “eliminara”, así como las “búsquedas relacionadas” que incluyeran el nombre del grupo y palabras tales como “extrema derecha”.

Logos de HazteOir y El Yunque

Un NO como respuesta

Cuando la petición directa a Google fracasó, ya que la multinacional contestó que “la inclusión de la noticia o las noticias en los resultados de búsqueda de Google sigue siendo […] relevante y de interés público”, HazteOir trasladó su reclamación a un juzgado de Madrid, según indican los documentos de WikiLeaks.

Mediante solicitud judicial, HazteOir reclamó a Google que “admitiera y procediera” a eliminar los contenidos del motor de búsqueda, abonar compensaciones en dinero al grupo y firmar un acuerdo de confidencialidad, “de tal forma [que] las entidades requeridas [Google Inc. y Google España] no podrán dejar constancia pública de la ocultación, informar a terceros o, ni a priori ni a posteriori, a las web de origen”, entre ellas los medios de comunicación.

En septiembre de 2015, un juzgado madrileño convocó a un “acto de conciliación” para el mes siguiente. No está claro qué pasó luego; ya que Wikileaks no obtuvo documentos posteriores, y los enlaces que HazteOir quería eliminar siguen indexados en el motor de búsqueda de Google, como puede comprobarse aquí.

Los archivos de WikiLeaks

En la colección de archivos de WikiLeaks hay 38 subcarpetas de documentos con estrategias para limitar la información pública sobre las presuntas conexiones entre HazteOir y El Yunque. Esas subcarpetas contienen documentos relativos a diferentes casos de información, que fueron identificados y elegidos como objetivo por el grupo español para intentar su eliminación, entre ellos noticias de prensa e incluso declaraciones públicas de exintegrantes de HazteOir.

En su pedido a Google de “ocultar” los enlaces relacionados, HazteOir y ocho de sus integrantes afirmaron que ese contenido tenía “consecuencias en su estado anímico”, y daba pie al “rechazo” en sus vidas privadas y públicas y dañaba sus “oportunidades laborales”. Google no contestó a los correos enviados por openDemocracy sobre esta noticia. Tampoco HazteOir respondió los pedidos de comentarios e información.

En 2019, openDemocracy reveló que HazteOir y CitizenGo operaban para llevar votantes a la ultraderecha en España y en otros países de Europa actuando como un ‘súper comité de acción política’ al estilo estadounidense, con “publicidad agresiva” contra candidaturas adversarias.

DEJA UNA RESPUESTA