La carrera por conseguir la vacuna contra el nuevo coronavirus ha forzado una cooperación internacional entre científicos, sin embargo, con el paso del tiempo se ha convertido en una guerra entre países por garantizar la reserva de la vacuna.

Rusia y China están compitiendo con multinacionales farmacéuticas europeas como Pfizer, AstraZeneca, Janssen o Sanofi por suministrar la vacuna del covid.

En agosto, Vladimir Putin anunciaba la aprobación de la primera vacuna del mundo frente al SARS-CoV-2 y desde entonces el fondo soberano Russian Direct Investment Fund (RDIF) se ha encargado de negociar con diferentes países acuerdos de suministro, fabricación e investigación.

Por su parte, Pekín anunció que prestará 846 millones de euros a los países latinoamericanos que quieran adquirir alguna de sus vacunas.

Tanto la vacuna rusa, como cuatro chinas, se encuentran entre las 10 más avanzadas del mundo, es decir, están en la fase III.

Mientras tanto en España, el ministro de Sanidad Salvador Illa ha anunciado que España dispondrá de una primera tanda de vacunas a principios del año que viene o a finales de este si las cosas van muy bien, pero que habrá que seguir conviviendo con el virus hasta mayo.

El Ministerio de Sanidad ha decidido adquirir 200 millones de vacunas al grupo Johnson & Johnson, que se suman ya a las ya realizadas a AstraZeneca y a Sanofi y GSK.

La periodista Helena Villar ha criticado que España a pesar de no tener de momento vacuna para la covid-19 mire por encima del hombro a China y Moscú, que ya están vacunando y empezarán a finales de año, respectivamente. «En China ya están vacunando y en Moscú empiezan a finales de año. En España estado de emergencia hasta mayo, a la vacuna de momento ni se la espera y los medios aún tienen el santo rostro de mirar por encima del hombro a los otros dos y sembrar dudas sobre sus gestiones».

«Lo de enturbiar con gilipolleces a cuenta de Cataluña las relaciones con Moscú ya ni te cuento. Sigan apostando todo a caballo perdedor, no vaya a ser que les dé por ser listos como los rusos, que no sólo desarrollan su vacuna sino que tienen acuerdos para comprar la ‘rival'», ha añadido la periodista.