En un primer comunicado, el Gobierno rechazó «con toda firmeza» el contenido de la carta enviada por López Obrador a Felipe VI y avisó de que lo ocurrido hace 500 años en México «no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas». Este martes, la vicepresidenta Carmen Calvo ha recalcado que el Rey VI «no tiene que pedir perdón a ningún país», tampoco a México, por la conquista.

Para Hernando, es adecuado que el Gobierno defienda «la historia de un país» que, «con sus errores y sus aciertos, es evidente que contribuyó de forma extraordinaria a que hoy México sea lo que es, un gran país».

LA CARTA, «MUY DESAFORTUNADA»

Desde su punto de vista, la carta del mandatario mexicano es «muy desafortunada» porque se basa en «reminiscencias del pasado que evocan leyendas negras que han sido lo peor tanto para México como para España».

En este contexto, ha defendido que «es importante» que los dirigentes de ambos países «miren más al futuro que al pasado y que, cuando miren al pasado, lo hagan con ojos positivos intentando poner los ojos en los aspectos que nos unen y no en los que nos separan».