La Vicesecreteria General de UGT, Cristina Antoñanzas, ha manifestado, en un debate organizado por Mujeres Avenir, que es necesario saber qué está ocurriendo dentro de las empresas  porque hay una segregación vertical y horizontal y «la brecha salarial no nos la inventamos». En este sentido ha señalado que «no hay que tener miedo  a la transparencia salarial»,

Las normas por si mismas no van a reducir la diferencias de salario entre mujeres y hombresdl. Es preciso trabajar en ello dentro de la negociación colectiva porque las herramientas para analizar los trabajo de igual valor «no nos gustan». Y , por este motivo, ha emplazado a empresarios y sindicatos a consensuar una herramienta que sea útil y eficaz para detectar os trabajos de igual valor en las empresas. «Ese va a ser uno de los caballos de batalla de la negociación colectiva» -dijo-.

Ha instado a la aprobación de una vez por todas de la directiva europea de transparencia salarial, para marcar el camino a seguir también en toda Europa. La directiva está sufriendo numerosos retrasos, el último hasta diciembre. Recordó, asimismo, que son necesarios recursos para ambas partes para desarrollar la igualdad en las empresas.

Antoñanzas, que ha destacado la insuficiencia del Plan MeCuida para dar respuesta las necesidades de cuidados durante la pandemia y apostó por un permiso retribuido, ha resaltado la garantía de empleo que han supuesto los ERTES sobre los que se han alcanzado por el momento tres acuerdos tripartitos, que han supuesto un ejemplo a nivel europeo. Ha destacado también que este último acuerdo se ha anticipado a la situación actual y con los ERTE de rebrote se ha dado entrada a que todas las empresas de cualquier sector para puedan acceder a los Expedientes de RegulaciónTemporal de empleo si lo necesitan.»Y probablemente nos vamos a tener que sentar a negociar otro más cuando termine el actual en diciembre.

Teletrabajo, iguales derechos y obligaciones

La Vicesecretaria General de UGT ha puesto en valor el acuerdo alcanzado en el marco del diálogo social sobre trabajo a distancia y ha aclarado que los trabajadores y trabajadoras que teletrabajan tienen los mismos derechos y obligaciones como si estuvieran en su centro de trabajo: derecho a la desconexión o registro horario o derecho a la representación sindical. En este sentido, ha dicho que “se ha conseguido replicar los derechos y obligaciones de los trabajadores y empresarios cuando se teletrabaja”.

Antoñanzas ha señalado que la ley además marca que el empresario tiene la obligación de asumir los gastos del teletrabajo en cuanto a medios materiales (ordenador, impresora, etc) si bien se deja a la negociación colectiva cuestiones como el pago de internet, la luz, el gas o el aire acondicionado. “Nos hubiera gustado que en la ley se hubieran asumido todos los gastos y las compensaciones. No que se hubiera dejado todo esto a la negociación colectiva”, máxime teniendo en cuenta las dificultades que puede haber en algunas empresas.

No obstante, ha señalado que hay que iniciar, cuanto antes, esta negociación en los convenios colectivos, si bien alguna gran empresa ya recoge pluses por teletrabajar.

Antoñanzas ha aclarado que teletrabajar no es conciliar, “esto es algo fundamental”.  El trabajo a distancia forma parte de la organización de la empresa, que acuerda con el trabajador que trabaje equis días a la semana en su casa, en lugar de en el centro de trabajo. En este sentido, el teletrabajo es de carácter voluntario y reversible, tal y como se establece en la norma alcanzada en el marco del diálogo social.