En 2012, la casa de subastas estadounidense Alexander Historical Auctions subastó varios lotes: la tarjeta médica de Adolf Hitler, su cardiograma, radiografías y recuerdos de los médicos. Después de estudiar estos documentos, los médicos quedaron asombrados. Hitler tomó sistemáticamente los psicoestimulantes más fuertes y las drogas más duras de su momento.

Tal afirmación se explica en el libro es «Der Totale Rausch« («El Gran Delirio»), cuyo autor, Norman Ohler, cuenta la relación de Hitler con las drogas, incluidas la cocaína, la heroína, la morfina y, sobre todo, los peligrosos y altamente adictivos psicoestimulantes precursores de las metanfetaminas.

Una de las recetas de los médicos personales de Hitler, Erwin Giesing y Theodor Morell, con respecto a los procedimientos necesarios para el Führer, fue frotar un ungüento de cocaína al 10 por ciento en la mucosa nasal. Otra receta fue 4 inyecciones del fármaco más potente, la pervitina, por día. El Dr. Morell fue un médico inusual. Era un médico de medicina alternativa que creía en los tratamientos con vitaminas y probióticos. También practicó tratamientos inusuales. Morell experimentó mucho e inventó medicinas él mismo, dice Norman Ohler, escritor e historiador.

Morell fue presentado a Hitler por el fotógrafo personal y amigo del Führer, Heinrich Hoffmann. En 1936, se invitó a un médico a la residencia de Hitler. Durante las vacaciones, llevando al médico a un lado, el Führer le mostró las piernas envueltas en vendajes debido a un eccema crónico. Le habló de los calambres abdominales recurrentes y los episodios de agotamiento total, que a menudo se alternaban con períodos de profunda depresión que había sufrido durante años.

El facultativo le recetó una serie de medicamentos, a los que se hizo adicto. Hitler encontró de repente un médico que realmente parecía que lo ayudaba en sus muchas dolencias físicas y emocionales. La primera vez en el período de 1918 a 1936. Las fuentes originales de las que emana y reproducimos este artículo de divulgación señalan que desde ese momento comienza a llevarlo a todas partes con él. No va a ningún sitio sin su médico, dice el historiador alemán experto en ciencias históricas Sergei Kormilitsyn.

Theodore Morell llamó la atención sobre el estado interno especial de Hitler. Su impulsividad y episodios de actividad fueron reemplazados por períodos de profunda depresión y pérdida de fuerza y estado de ánimo. Entonces Morell comenzó por primera vez a ofrecer a Adolf Hitler un medio para levantarle el ánimo. Al principio fue inocente para aquellos tiempos, un ungüento a base de cocaína con el que Hitler afirmó sentirse mucho mejor, llevado por el subidón que esta droga le provocaba.

Hitler y las drogas

Hitler y las drogas: cocaína, la droga de la élite

La cocaína se consideraba entonces una droga de élite. Como cualquier psicoestimulante, mejora el estado de ánimo, aumenta la actividad física, reduce el apetito. Puede haber retención de heces, puede haber convulsiones, puede haber una caída de presión. Y en consecuencia, puede haber psicosis. La llamada psicosis estimulante de la cocaína. Es muy parecido a la paranoia, y esto es lo que sufría Hitler, señalan los expertos.

Ohler encontró en su investigación evidencia de que Hitler había tomado cocaína en por lo menos 15 ocasiones. «Y no era una dosis pequeña de la droga. Era la sustancia pura que le entregaban las SS [Schutz-Staffel, el cuerpo de élite y la guardia personal del Führer]».

«Había ocasiones en que tomaba cocaína y Eukodal en un período de pocas horas, lo que en jerga de la droga se llama Speedball«.

Hitler y las drogas: anfetaminas

En «El Gran Delirio», Ohler también habla del papel estratégico que jugó el medicamento Pervitin, fabricado en Alemania en 1937, y que fue distribuido por los nazis a sus fuerzas armadas.

Morell comenzó a recetar anfetaminas a Hitler y, en primer lugar, la llamada pervitina, un poderoso psicoestimulante. Pervitin se diferencia de otros tipos de fármacos en que tiene un principio progresivo al estilo maratón. Es decir, similar al consumo excesivo de alcohol de los alcohólicos.

Durante varios días, prácticamente sin parar de tomarlo se sienten poderosos, luego hay una pausa, se instala el agotamiento, durante unos tres días. Luego comienza a tomar uno nuevo y se repite el ciclo hasta la extenuación o la muerte. Entonces la pregunta que surge es, si Theodor Morell estuvo con Adolf Hitler durante 9 años. ¿Quién era este hombre? ¿Un envenenador intencionado o una persona que no se atrevió a contradecir a Hitler?

DEJA UNA RESPUESTA