La conveniencia de realizar operaciones bancarias a través del teléfono puede ser un gran avance, especialmente al ahorrarnos la necesidad de acudir a la oficina del banco. Sin embargo, en este tipo de métodos, es crucial asegurarse de que no se está siendo víctima de una estafa. Lamentablemente, un banco en el Reino Unido no siguió las precauciones necesarias, y esto permitió que un hombre británico cometiera un engaño despiadado.

Este hombre, de 42 años, ha sido encarcelado después de descubrirse que robó miles de libras a su padre, haciéndose pasar por su difunta madre. Durante 14 meses, entre 2017 y 2018, Daniel Cuthbert estafó a su padre más de 56.000 libras, lo que equivale a aproximadamente 64.000 euros. El hecho de que la madre acabara de fallecer hizo que nadie sospechara de la situación.

El engaño se desarrolló con meticulosidad, y solo una compleja investigación logró destapar la verdad. Durante nueve ocasiones, según lo revelado por las grabaciones de audio difundidas por la policía de Northamptonshire, Cuthbert utilizó el nombre de su madre fallecida para llevar a cabo las estafas. Respondió con precisión a todas las preguntas de seguridad, lo que permitió realizar transferencias de una cuenta a otra sin levantar sospechas.

Un hombre finge ser su difunta madre para estafar a su padre más de 64.000 euros
Un hombre finge ser su difunta madre para estafar a su padre más de 64.000 euros

No contento con apoderarse de todos los ahorros de su padre, también solicitó varios préstamos en su nombre. «Se trata de un abuso de confianza realmente despreciable por parte de este hombre, que representó falsamente a su padre e incluso a su difunta madre», declaró el sargento Mike Rogers, del Equipo de Delitos de Volumen de la Policía.

En un principio, Daniel negó cualquier implicación en los hechos. Sin embargo, al enfrentarse a las pruebas y al conocer que su padre estaba en riesgo de ser desahuciado por impago, finalmente confesó. Posteriormente, Daniel Cuthbert fue declarado culpable de fraude por falsa representación y recibió una sentencia de dos años de prisión por parte de un juez del Tribunal de la Corona de Preston.

La policía de Northamptonshire expresó su deseo de que esta sentencia ponga fin a la terrible experiencia vivida por la víctima, quien perdió a su esposa solo unos meses antes de ser víctima de la estafa perpetrada por su propio hijo. Este caso sirve como recordatorio de la importancia de mantener la seguridad y la vigilancia en las transacciones bancarias, incluso en los métodos más modernos y aparentemente seguros.

DEJA UNA RESPUESTA