En mayo de 2019, un hombre, de 64 años, quedó con una jornalera paraguaya contratada por una ETT para la recolecta de albaricoques en una explotación agrícola en la que él era encargado. La recogió en su furgoneta y condujo hasta una finca. Cuando llegaron la mujer le preguntó que qué hacían allí y el hombre respondió: «Cállate, si no quieres problemas conmigo, haz lo que yo te pida”.

Ella manifestó su intención de marcharse, pero él «le propinó un empujón y la introdujo en la parte trasera de la furgoneta, intentando la mujer defenderse en varias ocasiones, sin éxito, debido a los golpes que el acusado le propinaba en la cara, a la vez que la agarraba del pelo», según recoge la sentencia.

La obligó a realizarle una felación, la violó y después la amenazó diciéndole: «Eres una puta: si has quedado conmigo y te has subido al coche, ya sabías lo que iba a ocurrir. Vístete y no digas nada, que nadie te va a creer. Si dices algo de esto tanto tú como tus paisanos vais a perder el trabajo». Ella no hizo caso y denunció los hechos, el hombre fue detenido y el juez de guardia decretó prisión provisional, donde pasó medio año.

El hombre que violó a una temporera en Murcia se libra de entrar en la cárcel
El hombre que violó a una temporera en Murcia se libra de entrar en la cárcel

Tres años después, el caso llegaba a la Audiencia Provincial de Murcia, pero no se celebró el juicio por un acuerdo entre las partes. El condenado pagará 6.000 euros y hará un curso de educación sexual.

Condena: 6.000 euros y un curso de educación sexual

El magistrado no ha considerado necesario continuar con el proceso judicial después de que el acusado reconociera todos los hechos acontecidos en Yechar, en la región de Murcia. La Fiscalía pidió dos años de prisión, siete de alejamiento y cinco de libertad vigilada, unas penas que aceptó el acusado.

El hombre fue condenado a los dos años de prisión por un delito de agresión sexual, con las atenuantes de reparación del daño, ya que antes del juicio entregó 6.000 euros a la víctima en concepto de responsabilidad civil y de confesión tardía.

Sin embargo, al tratarse de su primer delito, esos dos años de prisión se pueden suspender y, por eso, solo ha estado en la cárcel los seis meses que permaneció en preventiva. Eso sí, para suspender el resto de la pena de prisión, el magistrado ha puesto como condición que  el condenado acuda íntegramente a un curso de educación sexual.

Prohibición de acercarse a menos de 500 metros de la mujer durante siete años y cinco años en régimen de libertad vigilada

El sentenciado no podrá acercarse a menos de 500 metros del domicilio de la mujer, lugar de trabajo o cualquiera otro que ella frecuente y no podrá comunicarse con la misma en cualquier forma y medio de comunicación, informático, telemático, contacto escrito, verbal o visual durante siete años y pasará un lustro en régimen de libertad vigilada. Durante ese periodo de cinco años no entrará a la cárcel si no vuelve a delinquir y con la condición de que asista de al citado programa formativo de educación sexual.

En resumen, el delito de violación ha quedado saldado con unos cuantos miles de euros y un curso de educación sexual.

Comentarios de indignación en redes sociales

El caso ha provocado un aluvión de comentarios de indignación en redes sociales:

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA