El grupo Honda llamó a revisión hoy a 1,1 millones de vehículos en Estados Unidos para reemplazar, por segunda vez, componentes defectuosos de sus airbag fabricados por Takata.

Honda señaló en un comunicado que reemplazará el inflador PSDI-5D de los airbag, fabricado por Takata, porque es defectuoso y puede provocar lesiones en caso de activación.

Estos infladores habían sido instalados con anterioridad en otra llamada a revisión, iniciada en 2014, para reemplazar componentes defectuosos también producidos por Takata.

Honda explicó que tras un accidente sufrido en enero de 2018 por un Honda Odyssey 2004, “tuvo conocimiento de un potencial problema” con el inflador, que puede causar “lesiones en el brazo del conductor”.

“Una investigación posterior reveló que los infladores PSDI-5D fabricados en la planta mexicana de Takata en Monclova sufrieron errores en el proceso de manufactura que introdujeron una humedad excesiva en el inflador durante su montaje”, dijo Honda.

Los modelos afectados por esta nueva llamada de revisión son de la marca Acura 3.2CL, ILX, MDX, 3.2TL, TL, RDX, ZDX y los de la marca Honda Accord, Civic, CR-V, Element, Fit, Odyssey, Pilot y Ridgeline, de años que varían desde el 2003 a 2016.

Deja un comentario