Honduras registró 526 homicidios en los primeros dos meses de este año, un 19,2 % menos que el mismo periodo de 2018 (651), según un informe de la Secretaría de Seguridad difundido este domingo.

Las estadísticas señalan que la media diaria de asesinatos en Honduras durante el período de referencia fue de 8,9 por cada 100.000, lo que supone una reducción de 2 puntos en comparación con los primeros dos meses de 2018 (10,9).

En enero se registraron 271 muertes violentas, cifra que en febrero bajó a 255, según el informe de la Secretaría de Seguridad de Honduras.

El documento destaca que Tegucigalpa, San Pedro Sula y Choloma son las ciudades con los índices más altos de homicidios, con 61, 54 y 37 asesinatos, respectivamente.

La información oficial no precisa las causas de la reducción de las muertes en el país centroamericano.

En términos anuales, las cifras oficiales indican que el año pasado se registraron en Honduras 3.682 homicidios, un 4,7 % menos que en 2017, cuando totalizaron 3.864.

El Gobierno hondureño que preside Juan Orlando Hernández ha puesto en marcha varias medidas para atajar la violencia, que incluyen la creación de nuevas fuerzas de seguridad.

La violencia causada por el crimen organizado y el narcotráfico es uno de los principales problemas del país, uno de los utilizados para el paso de la droga que llega de Sudamérica con destino a Estados Unidos.

El Gobierno responsabiliza a las pandillas Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18 de la mayoría de homicidios registrados por la disputa de territorios para el narcotráfico y el cobro de extorsiones.

Honduras, El Salvador y Guatemala, que conforman el Triángulo Norte de Centroamérica, lanzaron en 2016 la Fuerza Trinacional Antipandillas, la cual opera en las fronteras que comparten los tres países.