Los funcionarios de Aduanas de Hong Kong han interceptado un cargamento de 82,5 kilos de cuernos de rinoceronte y otros miembros, una incautación récord de productos de caza furtiva relacionados con esta especie amenazada.

El citado cargamento llegó procedente de Sudáfrica y su destino final era Malasia. Tras pasar por las máquinas de rayos equis, los funcionarios detectaron algo sospechoso en la carga y decidieron actuar para interceptar la mercancía, aunque por el momento no se han producido detenciones.

Hong Kong estimó el valor de la mercancía en 16,5 millones de dólares hongkoneses, equivalentes a unos 2,1 millones de dólares o 1,87 millones de euros.

El pasado 1 de febrero, Hong Kong anunció que había confiscado 2,1 toneladas de colmillos de elefante y 8,3 toneladas de escamas de pangolín de un contenedor procedente de Nigeria y con destino a Vietnam y que, según creen las autoridades, iban destinadas a la parte continental de China para su uso en la medicina tradicional y esculturas de alta calidad.

Dos semanas después, las aduanas de Hong Kong se incautaron de 24 cuernos de rinoceronte con un peso total de 40 kilos, una cifra que, hasta el hallazgo de este viernes, era la incautación récord de de productos de caza furtiva de rinocerontes por parte de las autoridades hongkonesas.

En el mercado negro, el cuerno alcanza valores de entre 60.000 y 80.000 dólares por kilo.

DEJA UNA RESPUESTA