Nacional

Hosteleros desenmascaran las estrategias de ‘Pesadilla en la Cocina’ y Alberto Chicote

El popular programa de televisión «Pesadilla en la Cocina», conducido por el reconocido chef Alberto Chicote, ha sido objeto de controversia después de que la dueña de uno de los restaurantes rescatados compartiera revelaciones sorprendentes sobre los entresijos del programa.

Lourdes, propietaria y cocinera de «Los cinco sentidos», ubicado en Coslada, Madrid, utilizó TikTok para arrojar luz sobre las tácticas utilizadas por el equipo de producción de La Sexta para generar conflictos y drama en los establecimientos.

Según Lourdes, tres meses antes de la grabación del programa, los productores establecen un intenso contacto con los dueños de los restaurantes. Un redactor, hábil en su enfoque, indaga en detalles personales, utilizando esa información para desestabilizar emocionalmente a los participantes durante la filmación. Aunque no hay un guion estricto, los camareros son dirigidos por los redactores, quienes les dictan qué hacer y cómo actuar en determinadas situaciones.

Hosteleros desenmascaran las estrategias de ‘Pesadilla en la Cocina’ y Alberto Chicote

Las artimañas no terminan ahí. Lourdes sostiene que durante el rodaje, el equipo de producción utiliza dispositivos para interferir con el funcionamiento del restaurante. A través del uso de inhibidores de frecuencia, provocan fallas en las operaciones del negocio, creando situaciones de caos que son capturadas en pantalla.

«Nosotros funcionamos por medio de una PDA. Y, de repente, ponen ahí un camión y ya no funciona. Te ponen un inhibidor de frecuencia y estoy convencida. Fue irse ellos y empezó a funcionar», ha asegurado, tal y como recoge El Televisero.

Además, sugiere que manipulan las comandas, enviando notas duplicadas o eliminando pedidos sin el conocimiento de los propietarios.

El hijo de Lourdes, Borja, también compartió su experiencia en el programa. Detalló cómo los productores insistían en ciertas acciones y se mostraban persistentes en sus indicaciones, incluso llegando a imponerse físicamente para lograr el efecto deseado.

La familia también reveló que el propio Chicote y su equipo retornaron al restaurante después de que parte de la grabación no saliera según lo planeado. Para completar la escena, el chef exigió probar gambas que ya no estaban en el menú, obligando al propietario a comprarlas por un alto precio, solo para ser criticadas por su calidad.

Estas revelaciones han suscitado debates sobre la ética en los programas de televisión de este tipo, planteando preguntas sobre la integridad y la autenticidad de las situaciones presentadas en pantalla. La historia de «Pesadilla en la Cocina» ahora está marcada por estas revelaciones, arrojando luz sobre los métodos detrás del drama televisivo y planteando interrogantes sobre la transparencia en la producción televisiva.

Luna Izquierdo

Periodista. Jefa de redacción de Contrainformacion.es. Lunaizquierdo@contrainformacion.es

Entradas recientes

A las puertas del matadero de sueca

Si hay un lugar escalofriante y oculto, son los mataderos que cada día acaban con…

2 días hace

Libres y Combativas presenta querella contra Vito Quiles y Javier Negre por denigrar a una activista con diversidad funcional

Libres y Combativas hace un llamado a la sociedad para apoyar su lucha y demostrar…

3 días hace

La historia nos juzgará a todos por lo que están soportando las niñas y niños en Palestina

La situación en el norte de la Franja sigue siendo desesperada y ya han muerto…

3 días hace

El balbuceo final del fascismo judío

La operación israelí “Espada de Hierro” aparece ante todos como lo que realmente es, una pantalla que camufla…

3 días hace

Racismo al límite: Texas gana a Biden la batalla por el control de su frontera con México

El Tribunal Supremo de EE.UU. emitió el 19 de marzo de 2024 un dictamen según el…

3 días hace

Vídeo | Ayuso y ‘Los trumpismos’, con Marina Lobo y Miguel Urbán

Urbán argumenta que estamos frente a una crisis del capitalismo que genera miedo y desestabilización,…

3 días hace