Carlos Ortiz de Zárate

Así lo decreta el felpudo de una vecina, pero yo no veo sino lucha por tener para terminar el mes con unos gastos que nos escapan y una actualidad sobre la boda de un miembro de los Alba o sobre esperpentos ejecutivos, legislativos, policiales, jurídicos…Hay que sonreír para liberarse de una vez de una Santa Inquisición que nos tiraniza.

Ese es mi mensaje de hoy. Me ha costado escribirlo porque no tengo la impresión de haber acertado con mi último artículo: “Un mensaje para ti”:

Un mensaje para ti

Eso duele, claro, pero la única alternativa es la de sonreír, porque no estamos solos y solas como afirmaba en el artículo; hay que comenzar por gustarnos para tener ganas de sonreír y de encontrar otras soledades que comparten la querencia de un Estado Solidario y tenemos que empezar en lo local.

Es el escalón que falla; asistimos a regañadientes a las juntas de vecinos, si lo hacemos; no creo que el felpudo de la vecina cambie gran cosa, pero ya me ha inspirado este artículo y ha sido objeto de conversación con unos vecinos.

Deja un comentario