La organización Human Rights Watch (HRW) condenó este martes la detención del periodista hispano-venezolano Luis Carlos Díaz, por el apagón masivo ocurrido en Venezuela los últimos días.

“Las autoridades venezolanas actúan como si pudieran cometer abusos impunemente mientras representantes de la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU están ya en el país”, aseguró en un comunicado el director para América de la ONG, José Miguel Vivanco.

Vivanco instó a la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, a enviar “un mensaje claro y firme de que esto no será tolerado, pidiendo la inmediata liberación de Díaz y solicitando acceso ilimitado a todos los centros de detención, incluyendo aquellos de los servicios de inteligencia”.

La demanda de acceso a todos los centros de detención de Caracas tiene el objetivo de identificar y entrevistar a los presos políticos en Venezuela.

Según detalló a HRW la esposa de Díaz, la también periodista Naky Soto, su marido abandonó su trabajo en la emisora Unión Radio a las 17.30 hora local del lunes (21.30 GMT), aunque ella no supo de su paradero hasta las 2 de la madrugada, cuando una docena de agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) lo llevó a casa esposado.

Después del registro, donde fueron requisados ordenadores, móviles y dinero en efectivo, anunciaron a Soto que Díaz sería trasladado al cuartel general del servicio de inteligencia en Caracas.

El periodista radiofónico, conocido también por su presencia en las redes sociales, fue señalado por el dirigente oficialista Diosdado Cabello -considerado el “número dos” del chavismo- por estar tras el supuesto “saboteo” al sistema eléctrico que tiene al país a oscuras desde el jueves pasado.

Cabello difundió un vídeo de un programa de radio de Díaz en el que ofrece consejos sobre cómo mantenerse informado y al mismo tiempo divulgar noticias en medio del apagón informativo que se produce en el marco del corte de luz.

Deja un comentario