625Shares

 Virginia García

Un ocho de Marzo de de 1857 cientos de mujeres trabajadoras del sector textil decidieron salir a la calle para protestar por las miserables condiciones de trabajo en las que se encontraban. Ciento veinte mujeres manifestantes fueron asesinadas por la policía que intentaba dispersar las propuestas, y desde entonces, el ocho de marzo ha sido una fecha recurrente en las vindicaciones de mujeres trabajadoras, que lejos de acobardarse formaron su propio sindicato y continuaron organizándose y luchando por mejorar sus condiciones laborales.

En honor a estas grandes luchadoras, la ONU institucionalizó en 1975 el 8 de Marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora puesto que gracias a ellas se consiguieron muchos de los derechos laborales que todos hemos podido disfrutar. Ese mismo año, el 90% de las mujeres islandesas paralizaron el país en su primera huelga feminista, logrando una ley de igualdad salarial.

Lamentablemente, en el resto de países a día de hoy, las mujeres trabajadoras seguimos sufriendo la precariedad laboral y una importante desigualdad frente a nuestros compañeros masculinos.

Hay cinco indicadores establecidos por la ONU mujeres que muestran la discriminación laboral por sexo

1-Desigualdad en el reparto de las tareas no retribuidas

Las mujeres asumimos el 70% de las horas dedicadas al trabajo doméstico y de cuidados según datos del estudio Spanish Gender Gap de FEDEA

Este dato es mucho más relevante de lo que parece. El hecho de asumir la mayoría de los trabajos reproductivos nos obliga a aceptar trabajos productivos más precarios, con jornadas parciales que nos permitan combinar la crianza, la casa y el cuidado de las personas mayores. Esto deriva en pensiones precarias en la vejez. Trabajar más que los hombres y ser siempre más pobres que ellos.

2- Desigualdad en la tasa de Paro

El informe del último trimestre de la EPA señala que de los 235.900 empleos creados en este trimestre, solo 72.000 fueron ocupados por mujeres.

El 2017 finaliza con una tasa general de paro del 16.55% pero el femenino es de 18.35% y el masculino de 14.9%

3- Segregación del mercado de trabajo

De forma vertical: Hay pocas mujeres en los niveles jerárquico superiores . Actualmente unas tres mujeres por cada siete hombres.

De forma horizontal feminizando algunos sectores productivos que suelen ser los más precarios y no es por casualidad.

4- Diferencias salariales

Las mujeres ganamos una media de seis mil euros menos al año que los hombres, especialmente debido a complementos salariales que cobran los hombres y las mujeres no.

5 –Representación política

Solamente hay cinco mujeres en un gobierno de catorce miembros y solamente somos el 39% de mujeres en el congreso de los diputados.

Según el estudio FEDEA sobre la brecha laboral, las mujeres tienen más años de educación formal que los hombres.

En el año 2015 el 43% de las mujeres en el mercado de trabajo habían finalizado sus estudios universitarios frente al 36% de los hombres.

En las generaciones de menos de cincuenta años, las mujeres tienen un nivel educativo superior al de los hombres.

Sin embargo tenemos una brecha salarial del 20%

¿Si las mujeres estamos más formadas hay alguna explicación racional que explique el por qué nos contratan menos y nos pagan peor?

Estos datos dejan en evidencia la enorme desigualdad y discriminación por razón de sexo que sufrimos las mujeres, y la poca voluntad política y social existente para solucionarla.

La precariedad laboral y la pobreza en España tienen rostro de mujer sin que la sociedad, ni las propias mujeres, nos hayamos indignado lo suficiente hasta ahora.

El ocho de Marzo de 2017, las hermanas latinoamericanas convocaron huelga general feminista a la que España solo se sumó en paros de 30 minutos para visibilizar la precariedad de las mujeres.

Al día siguiente, organizadas en distintos colectivos feministas, comenzaron a trabajar en la Huelga Internacional Feminista a la que estamos convocadas todas las mujeres este 8 de Marzo de 2018 en 177 países.

Esta huelga feminista, tiene como objetivo dar visibilidad a la mujer trabajadora, para tratar de combatir las desigualdades laborales que padecemos y las causas que las originan así como a todas las tareas que hacemos las mujeres.

Por eso tenemos que entender la huelga feminista de una forma más global y que sobrepasa las huelgas generales tradicionales de la clase trabajadora. El eje central estará en los trabajos de cuidados, en todos esos trabajos tan necesarios para la sociedad y que las mujeres realizamos en su mayoría y de forma gratuita. El 8 de Marzo las mujeres no limpiaremos, no llevaremos a las niñas y niños al colegio ni vamos a cocinar ni a cuidar a las personas mayores. Lo tendrán que hacer ellos.

También está convocada la huelga de consumo necesariamente asociada a cualquier huelga general, pero esta ocasión centrándonos especialmente en los productos de higiene exclusivamente femenina gravados con la “Tasa Rosa”  resultando más caros que los productos de higiene masculina como las cuchillas de afeitar.  La huelga estudiantil en la que llamamos a parar todos los centros educativos, que son uno de los principales espacios en los que se está cultivando la la principal socialización patriarcal capitalista . Y la huelga laboral, las mujeres trabajadoras no acudiremos en todo el día a nuestros centros de trabajo para demostrar y dar visibilidad la desigualdad laboral a la que el sistema nos tiene sometidas.

Para dar cobertura legal a todas las mujeres en sus puestos de trabajo, las distintas organizaciones feministas han solicitado a todas las organizaciones sindicales que registrasen la convocatoria de huelga general para el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Los sindicatos de trabajadoras y trabajadores CGT, CNT, AST, COBAS, SO, SAS y SCS han convocado la huelga general dando así a todas las mujeres que lo deseen cobertura legal para ir a la huelga general que se iniciará el día 8 de marzo a las 00:00 horas y finalizará a las 24 horas de ese día. Es importante tener en cuenta el horario por todas las trabajadoras cuya jornada laboral o parte de la misma pertenezca al turno de noche. A esta convocatoria se han unido otras organizaciones sindicales como el STEI y USTEA.

Los sindicatos CCOO UGT y USO no han querido apoyar la huelga general feminista así como algunos sindicatos nacionalistas vascos y galegos. convocando solo paros parciales como en 2017, esta vez de dos horas.

El derecho a huelga para las trabajadoras está recogido en el artículo 28.2 de la Constitución Española

“Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. La ley que regule el ejercicio de este derecho establecerá las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad”

También en el Estatuto de las Trabajadoras en el artículo 4 recoge el derecho a huelga en los derechos laborales.

Todas las trabajadoras o empleadas públicas tenemos derecho al ejercicio de la huelga todo el día o durante unas horas, según decidamos e independientemente del tipo de contrato que tengamos.

No estamos obligadas por ley a comunicarlo a la empresa, y en caso de hacerlo no es vinculante, podemos cambiar de opinión si lo deseamos y acudir al centro de trabajo, o hacer huelga habiendo informado que no la íbamos a secundar. La empresa no debe preguntarnos si vamos o no a secundar la huelga. El hecho de hacerlo puede considerarse una presión o coacción.

Los piquetes informativos quedan protegidos por las libertades de expresión, reunión y manifestación. Por lo que durante las 24 horas que dure la huelga, podemos informar de forma verbal o escrita a las compañeras y animarlas a secundar la huelga. La ley nos prohíbe impedir, coaccionar o usar cualquier tipo de violencia para obligar a otras trabajadoras a secundar la huelga.

Al secundar una huelga se suspende nuestro contrato de trabajo durante el tiempo que dure la misma, por tanto la empresa no está obligada a remunerar las horas en las que nos ausentamos del centro de trabajo y tampoco cotizamos a la SS esas horas.

Una huelga es jornada de lucha, y para ello hay convocadas movilizaciones en todas las ciudades de España organizadas por las mujeres que han gestado la huelga y apoyada por sindicatos, algunos partidos políticos y distintas asociaciones a las que no podemos faltar.

Hay bastante controversia respecto a quien está convocado a la huelga general feminista. Por mi parte, no voy a tolerar que, una vez más, cuando se trata de mujeres, tengamos que acabar hablando de hombres.

Legalmente no es posible convocar una huelga solo para mujeres, y cualquier persona que desee hacer huelga tendrá cobertura legal para hacerlo. Dicho esto, por huelga general feminista entendemos una huelga de mujeres. Lo que tratamos de conseguir, al igual que lograron las hermanas Islandesas, es dejar en evidencia que si nosotras paramos, se para el mundo. Que las mujeres y los trabajos que realizamos somos imprescindibles para el desarrollo de la sociedad y que, por tanto, no podemos ni queremos seguir soportando la precariedad y desigualdad a la que el sistema patriarcal capitalista nos tiene sometidas. No queremos seguir siendo la mano de obra barata del sistema y mucho menos la gratuita.

Este 8 de Marzo las mujeres vamos a hacer historia con una huelga general e internacional feminista de 24 horas, para que la que todas tenemos cobertura legal, y que será el comienzo del fin del patriarcado capitalista.

 

625Shares

2 Comentarios

Deja un comentario