“Huelva te mira” acaba de cumplir su tercer año de existencia tras la concentración ciudadana que convocó el 31 de enero de 2016 en torno al yacimiento expoliado de La Orden-Seminario. Desde entonces el patrimonio está presente en el debate social y político del municipio. El colectivo ha promovido el conocimiento y defensa del paisaje cultural con un enfoque multidisciplinar, transversal, participativo, constructivo, inspirado en criterios internacionales como el Convenio Europeo del Paisaje y la Convención de Faro que vinculan gestión del patrimonio y participación ciudadana.

La plataforma ciudadana ha elegido el pasado 14 de febrero para visibilizar su aniversario en la Plaza de las Monjas extendiendo el betilo gigante de tela que representa al colectivo y con una exposición de imágenes de los elementos naturales, arquitectónicos, urbanos, paisajísticos que constituyen la identidad onubense, poniendo el foco en aquellos que ya han desaparecido o que están seriamente amenazados. En este sentido, “Huelva te mira” lamenta que la ciudad haya perdido el 80% de los edificios del casco antiguo. “A Huelva no la conoce ni la madre que la parió. No es extraño que la gente de fuera que visita el centro de la ciudad nos pregunte dónde está el casco antiguo. Otros elementos tremendamente transformados y muy amenazados son los cabezos. Hemos llegado a esta situación por un planeamiento general que ha favorecido arrasar la ciudad heredada destruyendo su identidad, por unos gobiernos municipales que no han colocado el paisaje cultural en su modelo de ciudad, por un fallo en la transmisión de conocimiento sobre el patrimonio hacia una sociedad que ha permitido, además, que le roben su herencia cultural”, comenta la plataforma.

Por ello estos tres años “Huelva te mira” ha centrado gran parte de sus acciones en construir de forma colectiva el conocimiento sobre el patrimonio onubense, con actividades como la del jueves, con paseos reivindicativos como los realizados hace pocos días con las alumnas y alumnos Erasmus de la Universidad de Huelva o de la Escuela de Arte León Ortega. “El despertar de esas ganas de conocer nuestra historia y nuestro territorio es además una oportunidad para empresas locales de gestión cultural, algunas de las cuales ya llevan haciendo un gran trabajo desde hace años”, recuerda la plataforma, que invita a que el potencial cultural de nuestro territorio sea asumido como criterio de ordenación y gestión, siempre con la participación de la sociedad en la toma de decisiones.

En este punto, “Huelva te mira” manifiesta su total desacuerdo con el informe municipal redactado en noviembre de 2018 que se acaba de dar a conocer a través de las redes sociales y que concluye que el reconocimiento a la figura de los cabezos, debiera plantearse desde la globalidad de una Revisión Parcial o Global del Plan General de Ordenación Urbana”. La plataforma ciudadana señala relevantes carencias técnicas en este documento. Así, estima que “a pesar de su largo nombre, el informe no menciona ninguna afección sectorial, ni tan siquiera las que derivan de circunstancias sobrevenidas insoslayables, tales como la inscripción de la Zona Arqueológica de Huelva en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz o la catalogación de dos Georrecursos. Ambas afectan directamente a los cabezos. Además, el informe hace un análisis insuficiente de sus valores históricos, arqueológicos, naturales, geológicos y paleontológicos. En cualquiera de nuestros senderos reivindicativos hemos dado mayor información. No menciona sus valores paisajísticos aún existiendo numeroso marco normativo estatal y autonómico, así como directrices europeas, que ya determinan la obligada referencia a ellos. El contenido urbanístico se reduce a un simple volcado de la web municipal con el estado de tramitación de los planes de desarrollo. Y sin justificación alguna el informe concluye posponiendo la valoración de los cabezos a una revisión del PGOU de la que no tenemos noticias”. La plataforma advierte que los planes de construcción en los cabezos de Mondaca y La Joya ya están aprobados. “Si no se acomete la revisión del PGOU ahora, si no se estudia soluciones alternativas ya como se comprometió el Ayuntamiento en enero de 2016, la destrucción del Cabezo de San Pedro se podrá repetir en cualquier momento en Mondaca y en La Joya”, advierte el colectivo. “La sociedad debe saber que existen soluciones alternativas urbanísticas viables, incluso desde nuestra plataforma hemos lanzado algunas ideas, pero no se están buscando. Esta falta de valentía, el incumplimiento de compromisos, pueden conducir a la pérdida irreversible de los últimos cabezos que aún conservamos, algunos de ellos con un valor histórico excepcional de proyección internacional, como el Cabezo de la Joya”, concluye.

La plataforma es consciente de la inminente convocatoria de elecciones municipales. Por ello pide el pronunciamiento expreso de los grupos políticos que concurrirán a ellas sobre sus compromisos con el paisaje cultural onubense. “Hemos heredado un territorio maravilloso con una posición estratégica y con unos elementos naturales, Ría y Cabezos, que han posibilitado que tengamos un relato histórico de los más fecundos de Occidente. Ha dado lugar a una diversidad cultural que ignorábamos, pero que poco a poco vamos conociendo y nos está enamorando. Hemos elegido el 14 de febrero para visibilizar nuestro compromiso con el patrimonio. Para reivindicar que el amor es respeto. No podemos proclamar que queremos a Huelva sin respetarla tal y como era, tal y como nos ha llegado, con su arquitectura tradicional, la singular y la doméstica que conformaba el paisaje urbano reconocible, con su Ría y sus Cabezos limpios, completos, disfrutables por la población. No queremos un amor romántico por Huelva, de gestos aislados, posesivo y destructivo, sino un amor generoso, que luche cada día porque sea respetada su identidad, que valore su historia, sus arrugas y sus canas, para que podamos legarla a generaciones futuras reconocible, con su propia personalidad. Y en esta lucha pacífica pero firme vamos a seguir”, termina el colectivo.

Deja un comentario