El pasado mes de julio un reportaje de Reuters documentaba que menores trabajan en una planta de Hyundai en la zona rural de Luverne, Alabama, llamada SMART Alabama, LLC.

Después de que saltara el escándalo el Departamento de Trabajo del estado de Alabama, en coordinación con las agencias federales, comenzó a investigar la planta, así como en otras, donde también se encontraron niños trabajando.

De acuerdo a medios estadounidenses, han sido encontrados una totalidad de hasta 50 niños de hasta 12 años. El Universo informa que estos niños son menores migrantes de Guatemala a los que se les ha impedido incluso la asistencia a la escuela

Desde Hyundai han anunciado que tienen la intención de cortar relaciones con ambas “tan pronto como sea posible.

Además, han anunciado que desde la matriz automovilística han extendido una red de investigación más amplia a toda la red de proveedores de la compañía en Estados Unidos para garantizar el cumplimiento de la legalidad.

Daños a su reputación

Desde SOC Investment Group, que trabaja con fondos de pensiones sindicales, también han dirigido una carta al presidente de Hyundai, Euisun Chung.

En esta se expresa una preocupación sobremanera en la que exponen que «el trabajo infantil y las malas condiciones de salud y seguridad en el lugar de trabajo tienen repercusiones legales y reglamentarias para Hyundai en Estados Unidos y pueden causar daños a su reputación alrededor del mundo”.

Así como tal, desde SOC pide a la compañía supervisar sus cadenas de suministros en Estados Unidos, y tomar acciones severas.

DEJA UNA RESPUESTA