La Guardia Civil ha identificado a un hombre por la muerte de una hembra de lince ibérico producida por un disparo de escopeta en Menasalbas (Toledo). El Seprona le tomó manifestación como investigado por un delito relativo a la Protección de la Flora y Fauna, haciendo entrega de las diligencias instruidas en uno de los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción de Toledo.

La Guardia Civil ha indicado que el pasado 14 de junio un agente medioambiental localizó un cadáver de lince ibérico en un coto de caza. Este agente comprobó que se trataba de una hembra de nombre ‘Nenufar’ que fue liberada en el mes de febrero del año 2017, dentro del Proyecto para la recuperación de la especie en Los Montes de Toledo.

Los agentes medioambientales de la zona realizaron las primeras actuaciones, poniendo inmediatamente los hechos en conocimiento de la Unidad del Seprona de la Guardia Civil de Toledo, quien se hizo cargo de la investigación.

La investigación se centró en el entorno de las personas que cazaban en la zona de este coto donde apareció el cadáve, llegando a identificar y localizar a la persona responsable de la muerte de este animal, el cual informó que había disparado al animal confundiéndolo con un zorro.

Esta madre estaba criando a cuatro cachorros de solo tres meses de edad, y uno de ellos fue encontrado muerto cuatro días después de la localización de la madre. Se teme que los otros tres, aunque no han sido hallados, podrían haber corrido la misma suerte.