Si la recién estrenada legislatura se evalúa desde el punto de vista de los enfrentamientos que van a protagonizar los diferentes miembros del Gobierno de coalición que han formado el PSOE y Unidas Podemos, se puede decir que Pablo Iglesias se ha apuntado el primer tanto.

La mochila austriaca, el modelo que planteó la ahora vicepresidenta económica, Nadia Calviño, para incentivar los planes de pensiones de empresas, ha quedado aparcada definitivamente. En el programa de la coalición progresista no aparece ni rastro de esta iniciativa. 

Vídeo Recomendado:

Fuentes de Unidas Podemos indican que no habrá ningún desarrollo de una medida a la que, desde el principio, diputados que hoy son ministros como Yolanda Díaz criticaron duramente.

La mochila austriaca consistía en eliminar la indemnización por despido y sustituirla por una aportación mensual desde la empresa a una cuenta a nombre del trabajador, que puede disponer de esas cantidades en caso de despido, de traslado o de necesitarlo para su formación, además de tener acceso al jubilarse. Se le llama mochila porque el asalariado no pierde ese dinero si cambia de trabajo, sino que mantiene la cuenta y solo cambia es el empresario que efectúa las aportaciones, y se apellida “austriaca” porque el modelo se implantó en ese país en 2003, con una cuantía mensual del 1,53% del salario. Viene a ser la capitalización previa de las indemnizaciones por unos eventuales despidos que pueden producirse o no.

La liquidación de esta medida es uno de los grandes logros de Pablo Iglesias, habida cuenta de las reticencias que ha manifestado frente al ideario liberal de Calviño.