El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha advertido de una «involución democrática» en la decisión de la Junta Electoral haya prohibido a los informativos de TV3 y Catalunya Ràdio utilizar las expresiones ‘presos políticos’, ‘exilio’ y ‘juicio a la represión’ por considerar que forman parte del lenguaje electoral de algunos partidos que concurren a las elecciones

«Es terrible y al mismo tiempo ridículo. Es como si al diario ABC les hubieran prohibido referirse a nosotros como populistas o hablar de separatistas», ha razonado en una entrevista de TV3 recogida por Europa Press.

Ha reiterado que considera a los dirigentes independentistas que impulsaron el 1-O ‘presos políticos’ y ha defendido que cada medio de comunicación debe utilizar la terminología que considere conveniente según su línea editorial: «Esta decisión pone a la democracia española en ridículo. Es patética y ridícula».

Preguntado por que Podemos incluya en su programa un referéndum en Cataluña con respuesta múltiple, ha recordado que siempre han defendido esta iniciativa y que la han defendido «con valentía» tanto en Cataluña como en el resto del Estado.

Ha asumido que apostar por esta propuesta le reporte críticas y que defender el diálogo para resolver el conflicto político en Cataluña, aceptando que el resultado de esa negociación no satisfará a ninguna de las partes, «no es lo más seductor», pero afirma que es lo más sensato.

DEBATE EN SOTO DEL REAL

Se ha posicionado a favor de celebrar el debate que Jordi Sànchez (JxCat) pide a la Junta Electoral Central que se celebre en la cárcel madrileña de Soto del Real entre candidatos por Barcelona en las generales y ha recordado que él ha ido a cárceles a «hablar de política» con los impulsores del 1-O.

Ha asegurado que si el líder del PP, Pablo Casado, o el líder de Cs, Albert Rivera, «estuvieran en la cárcel por corrupción» también iría a verlos a hablar de política, porque considera que es obligación de cualquier dirigente político.

Preguntado por si tiene previsto acudir a Waterloo (Bélgica) a hablar con el expresidente Carles Puigdemont, ha dicho que no lo prevé, pero que ha hablado con él por teléfono por ser el representante de una fuerza política: «Que sea noticia que hablemos entre dirigentes políticos es síntoma de que estamos perdiendo cultura democrática».

ENCUESTAS Y ELECCIONES

Sobre las cifras que las encuestas arrojan a Podemos –que lo sitúan a la baja como cuarta fuerza–, ha dicho que el partido hace «una lectura prudente, pero reconoce que no es una buena noticia que digan que Podemos va a tener un resultado peor», aunque cree que están más cerca de formar parte del Gobierno que tras las últimas generales.

En ese sentido ha asegurado que el poder económico, las grandes empresas, los fondos buitres «y algunos sectores del PSOE quieren un gobierno de Pedro Sánchez con Cs».

«Esto lanza un mensaje a buena parte de los electores socialistas en Cataluña y en el resto del Estado: Si quieren un gobierno de izquierdas sólo se puede dar si Podemos está fuerte. Hay muchos electores del PSC que les parece horrible un gobierno de Sánchez y Rivera», ha zanjado.

«TRAMA CRIMINAL»

El líder de la formación morada se ha referido al caso de la Audiencia Nacional sobre la presunta creación de información falsa generada por miembros de la policía: «Cada vez hay más gente consciente de que ha existido una trama criminal con objetivos políticos precisos».

Ha concretado que esos objetivos son las formaciones políticas catalanas y Podemos, y ha atribuido la presunta operación a «una pata policial, una pata política y otra mediática muy importante que es Ok Diario, creado con fondos de una empresa pública durante el Gobierno del PP».