sábado, octubre 31, 2020
Ignacio Escolar: «No hay pruebas contra Pablo Iglesias, solo meras hipótesis»

Ignacio Escolar: «No hay pruebas contra Pablo Iglesias, solo meras hipótesis»

"El juez ha investigado con un arrojo que estaría genial que aplicara también a la cloaca policial, a ver si algún día sabemos quién es ese 'Asturiano' o 'Barbas' al que en ocasiones también llaman 'M. Rajoy', señala Escolar.

El periodista y director de ElDiario.es, Ignacio Escolar, ha publicado en su columna un análisis en el que desgrana la petición del juez Manuel García Castellón para que el Supremo que impute a Pablo Iglesias, texto que se puede resumir en dos palabras: «meras hipótesis».

«No hay pruebas contra Pablo Iglesias. Solo meras hipótesis de un juez instructor, Manuel García Castellón», inicia su texto Escolar, que recuerda que «hace solo tres semanas corrigieron en la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, cuando le ordenaron que volviera a aceptar al vicepresidente del Gobierno como perjudicado del caso Dina».

Y tiene razón: «No hay pruebas que sustenten que los hechos se hayan producido conforme a las alternativas señaladas por el Juzgado Central de Instrucción por lo que nos encontramos ante meras hipótesis», reza el auto de hace pocas semanas que el juez García Castellón ignora ahora.

Quién es García Castellón

«Nada sorprendente, por otra parte», señala el periodista, «ya avisé que esta es la legislatura del ‘lawfare’. Ya expliqué hace tres años quién es García Castellón: ese extraño juez que quería ganar menos y trabajar más», indica. Escolar detalla que el juez que quiere que se investigue de nuevo a Iglesias «es ese magistrado que oportunamente regresó a la Audiencia Nacional después de 17 años en un puesto de lujo en el extranjero donde le nombró el Gobierno de Aznar» y que «volvió a uno de los juzgados que más preocupa desde hace años al PP, precisamente en el momento en que así lo deseaban los imputados Ignacio González y Eduardo Zaplana».

A continuación, Escolar detalla los tres posibles delitos de los que acusa García Castellón a Iglesias: tres posibles delitos: denuncia falsa, daños informáticos y revelación de secretos con agravante de género.

Revelación de secretos

Artículo 197 del Código Penal: «El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico…».  «Solo existe este delito si el afectado lo denuncia. Y en este tema, solo hay caso contra Pablo Iglesias si Dina Bousselham decide acusarle porque considere que ha vulnerado su intimidad», señala Escolar.

El periodista analiza que «antes de imputar a Iglesias, lo lógico hubiera sido que el juez García Castellón llamara a Dina a declarar otra vez, y preguntara a la única afectada de ese supuesto delito si considera que su intimidad ha sido vulnerada por Iglesias». La fiscalía pidió al juez que llamara a Dina a declarar y, según el periodista, «es algo que el juez no ha querido hacer, porque «si Dina le llega a decir que no, que no quiere acusar a Iglesias, este supuesto delito se hunde».

Daños informáticos

El último informe de la Policía Científica asegura que la tarjeta no estaba quemada y solo tenía unos rasguños, consecuencia de las técnicas que empleó la empresa de Gales que intentó recuperar su contenido. «El juez ha investigado con un arrojo que estaría genial que aplicara también a la cloaca policial, a ver si algún día sabemos quién es ese ‘Asturiano’ o ‘Barbas’ al que en ocasiones también llaman ‘M. Rajoy’, señala Escolar ante la insistencia del juez en este punto.

El periodista indica que «a pesar de este informe policial, el juez acusa a Iglesias de un delito de daños informáticos. De nuevo, la única afectada es la dueña de la tarjeta, Dina Bousselham, que tampoco acusa a Iglesias de algo así». «El juez decide que hay indicios lo bastante sólidos como para pedir al Supremo la imputación. Otro estrambote más», afirma Escolar.

Denuncia falsa

Según García Castellón, Iglesias acusó falsamente a Eduardo Inda, director de Ok Diario, a sabiendas de que era completamente inocente porque Villarejo en ningún caso le pudo pasar a él la información.

«Para culpar a alguien hay que demostrar que realmente es culpable. Y es cierto que Villarejo se reunía con Inda, y con muchos otros periodistas, pero eso no es suficiente para probar su culpabilidad en la revelación de secretos: que con seguridad Villarejo le pasara el volcado íntegro de la tarjeta», explica Escolar.

Señala el director de ElDiario.es que «el juez ahora no es que considere que tal vez sí, o tal vez no, Villarejo le entregase a Eduardo Inda esa información. Es que argumenta que seguro que no fue Villarejo: que la fuente de ese material que publicó Ok Diario era sin duda Dina Bousselham». Abracadabra.

Según dice el propio juez: «Con la única finalidad de desprestigiar el medio Ok Diario (…) a sabiendas del origen de las imágenes publicadas en OK Diario, el aforado Pablo Iglesias insta a los servicios jurídicos del partido a ampliar la denuncia inicial formulada por Dina Bousselham tratando de simular, falsariamente, una conexión entre las imágenes publicadas en el digital y la desaparición del teléfono».

¿En qué se basa el juez para llegar a esta conclusión? No lo explica. Y lo que es, peor: tal y como señala Escolar, «legalmente no se puede investigar judicialmente una denuncia falsa cuando lo denunciado aún está sin resolver; no es posible proceder contra el denunciante hasta que haya «sentencia firme o auto también firme, de sobreseimiento o archivo» (artículo 456.2 del Código Penal)».

Ignacio Escolar y un mundo normal

«En un mundo normal, sería muy dudoso que este escrito del juez García Castellón contra Pablo Iglesias llegara a prosperar en el Tribunal Supremo. Pero hace tiempo que en España, en la Justicia, lo inimaginable se acaba haciendo realidad», finaliza su artículo Escolar.