Antes de primer partido de la Eurocopa de la selección española frente a Suecia, celebrado en el estadio de La Cartuja, los jugadores españoles no se han arrodillado por el violento movimiento Black Lives Matter que durante meses saqueó y arrasó grandes ciudades estadounidenses.

Selecciones como Irlanda, Gales, Bélgica, Suiza e Inglaterra si lo hicieron dada la implicación ideológica y la importancia del fútbol en nuestra sociedad, y las miradas estaban puestas en España. Muchos aficionados de extrema derecha, para mostrar su oposición al gesto, hicieron trending topic los hashtag #SiSeArrodillanApagaLaTele y #EspañaNoSeArrodilla, tal y como recogía La Gaceta de la Iberosfera y retuiteaba la diputada y portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, acompañando la noticia del mensaje: «La resistencia» y los símbolos del pulgar hacia arriba y dos banderas de España.

La usuaria de Twitter @carlagaleote ha retuiteado a su vez el tuit de Rocío Monasterio y ha escrito: «La selección española no se ha arrodillado a favor del movimiento Black Lives Matter en defensa de los Derechos Humanos. Según Rocío Monasterio son la resistencia. No señora, son una vergüenza nacional y una panda de racistas. Asco».

A raíz de mensaje, la joven ha recibido insultos de fascistas de Vox por criticar a la Selección Española y ha señalado en un vídeo que ha subido a su cuenta de la red social que le gustaría reflexionar 2 cosas: «1. La peligrosidad de opinar sobre política siendo mujer, joven y de izquierdas. 2. El temor que tienen mis padres por simplemente, expresarme libremente».

La imprescindible reflexión de una estudiante tras recibir insultos de la ultraderecha por criticar a la selección española
La imprescindible reflexión de una estudiante tras recibir insultos de la ultraderecha por criticar a la selección española

Carla ha señalado que «a raíz de ver los comentarios, de leerlos, evidentemente no he respondido ninguno de ellos porque quería hacer este vídeo. He estado reflexionando toda la noche acerca de ello. ¿Hasta qué tal punto hemos trasgredido la política, el diálogo, la democracia, que permitamos que haya gente como esta que la única argumentación política válida y posible que tiene, que pueden conjugar con sus dos neuronas, sea la coacción y la violentación?»

«Estas personas no han surgido de la nada. Estas personas ya estaban. Lo que pasa es que no tenían representación y ahora la tienen y es Vox. Y no voy a entrar a criticar a Vox, ya lo he hecho suficiente, simplemente quería exponer cómo estamos en un momento en el que dar tu opinión, y más si eres mujer y eres joven, es un riesgo incluso. Hasta qué tal punto hemos llegado de que todo comentario que haga una persona de izquierdas, joven y mujer, tiene contenido y comentarios que son violentos y muchos de ellos sexuales», enfatizó la joven.

Afirma la estudiante de derecho que sabe que se está «exponiendo». Yo estoy dando mi opinión personal, a mí nadie me está pagando, a pesar de que mucha gente dirá que sí. Yo estoy aquí de forma personal, con mi cara, con mi nombre, con mi apellido, con la ciudad en la que vivo, con la carrera que estudio, etc. Con un montón de datos personales. Porque yo creo que mis ideas sí que son éticas y son democráticas para lo que yo creo que puede ser una sociedad mejor. Por eso yo no me oculto de nada», relató.

«Y yo, evidentemente, voy a aceptar siempre las críticas. Lo que no entiendo es cómo hay personas que se ocultan detrás de un perfil falso, de banderitas de España y de nombres que no son suyos para decir su opinión. Eso es porque saben perfectamente que lo que ellos quieren no es más que confrontación y odio». señaló Carla.

La joven pidió a quienes viesen que el vídeo que «por favor, si tú estás recibiendo mensajes no te calles, denuncia si quieres o pasa de los mensajes, pero no te calles. Lo que quieren es que nos callemos y no podamos defender el país que nosotros creemos que es mejor. Yo no tengo nada que esconder y jamás voy a decir que tengo la verdad absoluta pero yo jamás voy a insultar a nadie, ni tan solo a Santiago Abascal. Y si esas personas me encontrasen en la calle tampoco me insultarían».

«Basta de ocultarse detrás de un perfil falso, basta de intentar amenazar y coaccionar a las personas, especialmente las mujeres, porque hemos venido aquí a dar nuestra opinión y si tú no la sabes respetar vuelve a las cavernas», ha zanjado la joven.

DEJA UNA RESPUESTA