El Hospital Muñoz Cariñanos, antiguo Hospital Militar de Sevilla, ha sido azotado por la borrasca ‘Bernard’. Las intensas lluvias y vientos han causado goteras y el desprendimiento de una enorme vidriera, llevando a la clausura de varias áreas.

A pesar de los incidentes, afortunadamente, no se reportaron heridos debido a la baja afluencia del complejo, que algunos profesionales de la salud describen como un «hospital fantasma».

Este hospital recién inaugurado es el estandarte de la gestión sanitaria del Partido Popular en Andalucía. Sin embargo, el Hospital Muñoz Cariñanos ostenta un curioso récord: ha sido inaugurado en cuatro ocasiones en los últimos tres años. Cada vez que se completaba una fase de la construcción, se organizaba una inauguración acompañada de una rueda de prensa por parte del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla.

Inauguraciones repetidas, problemas permanentes: desvelando las deficiencias del Hospital Muñoz Cariñanos
Inauguraciones repetidas, problemas permanentes: desvelando las deficiencias del Hospital Muñoz Cariñanos

Ahora, la tormenta ‘Bernard’ ha revelado las deficiencias de este edificio recién estrenado. El acceso a urgencias tuvo que ser cerrado debido a los desprendimientos. A pesar de que la Junta de Andalucía presenta el complejo como una instalación nueva y completamente funcional, el personal del hospital contradice esta afirmación. María Bueno, representante sindical de UGT, lo describe como «más un plató de televisión de cristal y yeso, preparado para las luces y la escenificación» que un hospital real.

La realidad cotidiana no sitúa al nuevo hospital como un componente central o relevante en el sistema sanitario andaluz. Según UGT, cuando se inauguraron los quirófanos, ni siquiera tenían luz, y se tuvo que habilitar iluminación temporal para el evento de Moreno Bonilla.

A pesar de las renovaciones finalizadas en marzo de 2023 y las inauguraciones en febrero y abril de 2022 y febrero de 2021, el hospital funciona a capacidad reducida. Además, el complejo carece de un personal permanente, funcionando como una extensión del Hospital Universitario Virgen del Rocío.

La inestabilidad en la plantilla es una queja constante de los sindicatos debido a la falta de personal asignado específicamente al Hospital Muñoz Cariñanos. Al no ser un centro independiente, el hospital está sujeto a la continua «movilidad de su personal, no se puede firmar ni siquiera la interinidad», según Bueno.

A pesar de la dotación de 600 profesionales en todo el complejo, según la Consejería de Salud, los sindicatos denuncian la falta de personal estable y la movilidad constante. La capacidad del centro se redujo en un 61% durante el verano, y las recientes políticas que permiten a profesionales de la sanidad privada trabajar en instalaciones públicas también han suscitado preocupación sobre una posible privatización del hospital.

El futuro del Hospital Muñoz Cariñanos es incierto. Los trabajadores revelan que la gerencia ha informado sobre la posibilidad de que el antiguo Hospital Militar se convierta en un Hospital Regional, pero la falta de transparencia y los incumplimientos constantes han dejado a los empleados escépticos.

Mientras tanto, las protestas continúan en Andalucía por la situación crítica de la sanidad pública. La Coordinadora Andaluza de Mareas Blancas ha convocado una movilización en las ocho provincias andaluzas para abordar problemas como la falta de transparencia en las listas de espera y el desmantelamiento de la atención primaria, problemas que persisten en el sistema de salud andaluz y que parecen no tener solución en el Hospital Muñoz Cariñanos, que ha pasado de ser el símbolo de una nueva era sanitaria a una representación triste y desalentadora del sistema de salud andaluz.

DEJA UNA RESPUESTA